Bachillerato Fundación Santos Mártires: Capacidad, compromiso y valores


trinidad
Colegio Diocesano Sansueña./Foto: LVC

Los Colegios Diocesanos, pertenecientes a la Fundación Diocesana de Enseñanza Santos Mártires: Trinidad, Trinidad-Sansueña, Jesús Nazareno, La Inmaculada, San Rafael, San Acisclo y Santa Victoria, La Milagrosa (Bujalance) y Jesús Nazareno (Aguilar) se han convertido en instituciones de referencia en la capital cordobesa. Su ideario católico, su ambiente familiar y la exigencia a los alumnos, acompañada de un trato cercano en que la persona es la gran protagonista; han hecho que los Colegios Diocesanos sean de los más reclamados de Córdoba.
Los tres pilares sobre los que se asienta su Bachillerato son el seguimiento personalizado, la educación en valores y el valor añadido, de todos los servicios que aportan al alumno. “Educamos a los líderes del futuro, con capacidad, compromiso y valores”. De ello dan cuenta, entre otros, dos alumnos de la institución: Conchita Arias y Sergio Oliva.
Una gran familia
Arias y Oliva coinciden en que se nota cierto cambio al llegar a esta etapa formativa desde Secundaria, si bien ambos   coinciden en que, “si eliges el Bachillerato de Ciencias sabes en lo que te metes”. Ambos  llevan en la institución educativa desde que eran pequeños.
Colegio Diocesano Trinidad./Foto: LVC

“Es una gran familia”, destaca Oliva, quien incide en que “conozco a los profesores y ellos a mí”. Mientras que Arias destaca que “Tenemos unas instalaciones estupendas, como las clases equipadas con la última tecnología, el salón de actos y el pabellón”.
Los dos alumnos convienen que los avances en la tecnología les facilitan mucho la labor de aprendizaje, como es el caso de la pizarra digital. Uno de los profesores sobre los que ambos destacan su labor es por el jefe de estudios del Colegio Diocesano Trinidad, Rafael Jiménez. “Se preocupa mucho por nosotros y, si un día te ve más desanimado, se da cuenta en seguida y se interesa en ayudarnos”.
La figura del tutor personal
Rafael Jiménez Barroso es el jefe de estudios de Bachillerato del Colegio Diocesano Trinidad, “principalmente, lo que hacemos es guiar a los alumnos en el proceso de aprendizaje y dar un soporte a los profesores”. Con respecto a los primeros, “de todos los alumnos que tenemos, el 90 por ciento se presentan a selectividad”.
Colegio Diocesano Trinidad./Foto: LVC

“Hay dos figuras claves. La principal son los alumnos. No podemos mirarlos como una caja en la que vas metiendo conocimientos y lo preparas para el examen”. Por ello, se presta un interés muy especial para con la persona: sus necesidades, su personalidad, su ambiente  y sus capacidades (“cada alumno tiene unas virtudes”). De ahí la importancia del tutor personal y el encargado de curso.
El tutor personal “tiene 5 ó 6 alumnos asignados, es su papá y su mamá. Una persona que está constantemente apoyando al alumno y motivándolo para que saque lo mejor de sí mismo, además está en continuo contacto con la familia para informarse e informar”. El responsable del grupo es el tutor que todo el mundo conoce. Ambas figuras “son las dos grandes virtudes ventajas de nuestro Bachillerato. por las que los alumnos consiguen sus objetivos”. Además, “tenemos una plataforma educativa digital que nos comunica con las familias y nos facilita mucho el trabajo. En especial, al tutor personal, que está en comunicación permanente con las familias El Colegio es un segundo hogar, cuando se van lo hacen llorando y agradecidos a los profesores. Se lucha mucho por ellos”.
“Nos importa la persona”


Finalmente, la directora del Colegio Diocesano Trinidad, María del Carmen Bujalance, subraya de la institución educativa que “es un colegio familiar, plural y en el que todo el mundo se siente acogido.
Colegio Diocesano Sansueña./Foto: LVC

Uno de los detalles que dejan a las claras este trato radica en que, “por ejemplo, los alumnos cuando te ve por la calle te llaman y te paran. Te da alegría de ver ese cariño que te muestran los niños. Hay que darles un nivel académico importante, pero también hay que conseguir que sean felices. Somos muy exigentes, queremos que sea un colegio excelente, pero nos importa aun más la persona. Por ello es muy importante nuestro ideario católico, en el que nuestro modelo es Jesús”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here