“Las ratas campan a sus anchas por la plaza”

26

Solucionado el problema de iluminación, los vecinos de la Plaza Capataz Ignacio Torronteras se lamentan del estado de conservación del resto de la misma

plaza
Estado de conservación de la Plaza Ignacio Torronteras./Foto: LVC

El pasado mes de abril, La Voz de Córdoba se hacía eco de las denuncias de los vecinos de la plaza dedicada al capataz Ignacio Torronteras. Un espacio que, ubicado en el antiguo Cerro de la Golondrina, se halla entre el colegio de los Salesianos y la Facultad de Derecho. Un parque con una pérgola cuya vegetación es profusa, aunque no siempre fue así, y que no invita a pasar tiempo debajo de la misma a los aprensivos.

A ello había que sumar un problema con el alumbrado público bastante preocupante. Este último apartado fue solucionado, tras la denuncia realizada en este medio, pocos días más tarde. Si bien, los vecinos aguardaban que el resto de los problemas que se dan en este enclave fuesen solucionados por los responsables del Ayuntamiento. Nada más lejos de la realidad.

Como indicaba, en aquel momento un vecino de la zona, “la poda lleva ya tres años sin hacerse y no parece que éste vaya a ser una excepción, ya que la época para hacerla ya ha concluido”. Pues bien, la poda sigue sin realizarse (habrá que esperar a otra época más propicia, si bien este axioma no se respetó con los naranjos de Ciudad Jardín) y a esto se añaden otros inconvenientes mucho más graves.
Como apunta este vecino, la plaza “no es la campiña y tampoco es la sierra.  Es un solar en estado de abandono en el que campan las ratas a sus anchas”. Y añade que allí “juegan niños y hay excrementos de estos animales por todas partes, con el peligro para la salud que esto conlleva”. Asimismo, sentencia que “siguen faltando árboles que se han ido perdiendo”, e insiste en la necesidad de llevar a cabo “la poda de los mismos, que lleva tres años sin hacerse”.

2 Comentarios

  1. La pérgola está genial porque ofrece frescor y sombra que para eso se ponen planras en las pérgolas al que no le guste que se vaya al al campo de futbol Enrique Puga y que trague polvo y cielo abierto.

  2. No hay problema, esto lo solucionan los animalistas y perroflautas en 0,2. Ellos se llevan las ratas a su casas y las cuidan como oro en paño hasta que estas puedan ser llevadas a un sitio mejor

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here