El molino de la Albolafia queda para colonia de gatos

23

Las continuas denuncias sobre su estado de conservación no sirven para que se dé una solución al monumento

albolafia
Gatos en el molino de la Albolafia./Foto: LVC

La riqueza arqueológica de Córdoba es inmensa. Así lo prueba su valorado casco histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Si bien, en el río, junto a él y pese a vivir de espaldas al mismo durante siglos, la urbe tiene auténticas joyas como el Puente Romano, la torre de la Calahorra y los molinos.
Estado de conservación del molino./Foto: LVC

Respecto a esos últimos, llama la atención el nulo estado de conservación y limpieza en que se halla el molino de la Albolafia. Con una numerosa colonia de gatos, estos son el exponente de lo que está sucediendo con un edificio rodeado y carcomido por la maleza, así como por la basura.
Cabe recordar que el pasado mes de marzo, la concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Córdoba Laura Ruiz alertaba y exigía al cogobierno que acometiera “a la mayor brevedad, la limpieza y el adecentamiento del entorno de la Albolafia, un espacio que lleva olvidado durante todo este mandato municipal”. Ruiz consideraba “lamentable la imagen de esta zona llena de basura y sin control de vegetación por absoluta desidia del gobierno municipal que no ha contemplado medida alguna para acondicionar este espacio”.
Estado de conservación del molino./Foto: LVC

“Sería importante que se recogiera, en primer lugar, la basura que se ha acumulado en el entorno de la Albolafia y, después, iniciar un plan de recuperación integral de este espacio tan simbólico para la ciudad”, apuntaba. Ruiz sostenía que “los objetos que no se retiran y la vegetación descontrolada ocultan la orilla del río y símbolos de la ciudad como es el Molino y la noria de la Albolafia”. En este sentido, la edil popular alertaba de que “las raíces y las ramas puedan estar dañando la estructura del molino y provoquen un deterioro notable de la noria”.
Tres meses después de la denuncia de la concejal del PP, las imágenes del molino y su entorno no invitan a pensar que se haya hecho nada por solventar esta situación. Entre tanto, los gatos son los guardianes del edificio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here