¿Cuántas personas visitan los Patios?


Los propietarios desconfían de las cifras de los últimos años porque sólo hubo controladores durante los fines de semana

Ésta es la pregunta del millón. Su respuesta facilita mucho conocer con un dato objetivo cuál es la realidad de una fiesta que atrae cada año a Córdoba a miles de personas durante dos semanas del mes de mayo. Si importante es la cifra en sí, más importante aún es desmenuzarla y ahondar hasta saber la procedencia de los visitantes, el número de patios que se visitan, las rutas que siguen o los horarios que prefieren. Hace unos años se tenía toda esta información, con la que se procuraba mejorar cada año el desarrollo del Concurso de Patios. Para este año sólo se dispondrá del número de personas que han entrado cada día a un patio.

Cola para entrar a un patio de Martín de Roa.
Cola para entrar a un patio de Martín de Roa. /Foto: JC

El Ayuntamiento ha dispuesto que este año haya un controlador en la puerta de cada uno de los patios. Además de ordenar las visitas para evitar aglomeraciones en su interior, también tiene la responsabilidad de contar el número de personas que entran a diario. Los propietarios de los patios acogieron con satisfacción esta medida implantada hace seis años, cuando la Unesco reconoció a esta fiesta como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Con este reconocimiento se presuponía, como finalmente ocurrió, que el número de visitantes se iba a multiplicar -creció un 35 por ciento- y que, por tanto, había que gestionar estas visitas para evitar la masificación en las visitas que finalmente ha desembocado en que los cordobeses hayan decidido no visitar los patios de su ciudad durante los fines de semana por considerarlos una tarea imposible.
Fueron muchas las medidas que se pusieron en marcha para hacer más agradable el conocimiento de esta fiesta. Así, se implantó una plataforma de reservas que facilitaba el acceso a los patios, además de ofrecer mucha información sobre los visitantes. Según los propietarios de los patios el único problema que planteaba era que muchos visitantes llegaban a la puerta sin haber hecho la reserva previa y el controlador le facilitaba el pase, ante el enfado de los que lo habían hecho.
Ante esta situación, es difícil conocer, con datos homogéneos, la evolución en el número de visitantes a los Patios en los últimos años. Los únicos datos que se facilitaron en 2016 por el Ayuntamiento fueron las 133.000 personas que realizaron 467.000 visitas y en 2017 se habló de un millón de visitas. Uno de los propietarios pone en duda estas cifras con un argumento muy simple: “¿Cómo lo saben si en mi patio sólo había un controlador los fines de semana?”
La ordenación de las visitas ante los patios era otro de los problemas que había que solucionar cuando atisbaba en el horizonte el incremento de visitas tras la declaración de la Unesco de 2012 era la ordenación de las colas. Los propietarios y cuidadores propusieron la instalación de unos cordones o catenarias que evitaban que los visitantes se mezclaran con quienes pasearan por las calles. La idea dio resultado hasta que el sol cayó de pleno sobre la acera donde estaba la cola y así desapareció este artilugio. Ahora se ordenan los visitantes de forma espontánea buscando la sombra esté en la acera que esté.