Desalojan un pub con 100 jóvenes, la mayoría menores, de botellón


Aumente destaca su apuesta por “atajar desde la educación, la responsabilidad de las familias y la colaboración institucional, el fenómeno del botellón”

La Policía Local de Córdoba ha procedido, a las 01:30 horas de este sábado, al desalojo de un pub, ubicado en los sótanos Gran Capitán 19, donde unos cien jóvenes, en su mayoría menores de 18 años, estaban celebrando una fiesta y hacían botellón, con bebidas alcohólicas llevadas en bolsas desde el exterior, lo que provocó que algunos, según recoge el informe, se encontrasen en estado de embriaguez. Junto a ello, se refiere en el informe policial que “el titular del establecimiento habría permitido realizar un botellón con bebidas alcohólicas que los jóvenes han llevado en bolsas”. “Entre los jóvenes se identifica a una menor de 16 años, con cuyos padres se pone en contacto la Policía Local; los progenitores acuden al lugar y se hacen cargo de ella”, añaden.

Botellas encontradas en el interior del pub.
Botellas encontradas en el interior del pub. /Foto. LVC

Sobre este tipo de intervenciones, el teniente de alcalde de Seguridad Ciudadana, Emilio Aumente, ha destacado la “labor preventiva” que realiza la Policía Local y ha reiterado su apuesta por “atajar desde la educación, la responsabilidad de las familias y la colaboración institucional, el fenómeno del botellón”, y la “prioridad” que -entiende- debe ser “promover desde edades tempranas hábitos saludables y desarrollar programas que impliquen a todo el mundo en las soluciones”.
Cabe destacar que en la capital cordobesa ya se han producido denuncias con anterioridad por la realización de botellón por menores en el interior de bares de copas, bien en un local denunciado en Ciudad Jardín por una fiesta de Halloween a la que se había cobrado por poder acceder llevando bebidas alcohólicas por los asistentes para consumirlas en el interior, superando el aforo y con presencia de menores de edad, y en otro pub del centro, en febrero de 2018, donde su alquiler para fiesta privada de cumpleaños, con unos 40 participantes, provocó también el desalojo y la intervención policial por la existencia de menores consumiendo bebidas alcohólicas y la atención sanitaria a alguno de ellos intoxicado por consumo alcohol.