¿Atentado contra la democracia?


El coordinador general de Izquierda Unida, Alberto Garzón, arremete en Córdoba contra el ministro del Interior y la Policía Nacional

garzón
Alberto Garzón./Foto: LVC

La fiesta del Partido Comunista de Andalucía (PCA) ha contado con la visita este domingo del coordinador general de Izquierda Unida, Alberto Garzón. Y la misma no ha pasado desapercibida, ya que el líder nacional de IU ha aprovechado la ocasión para cargar contra el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, así como contra la Policía Nacional. Así, para Garzón el hecho de que los agentes intervinieran camisetas a aficionados del FC Barcelona -con consignas independentistas- antes de la final de la Copa del Rey de fútbol de este sábado es un “atentado contra la democracia”.
“Prohibir la entrada de camisetas en un estadio de fútbol por el color que lleva la camiseta o por el mensaje político que implica es un atentado contra los derechos fundamentales”, ha afirmado el socio de Pablo Iglesias. Y ha culpado al Gobierno de Rajoy que, a su juicio, “inició hace ya unos meses una deriva autoritaria y represiva que no tiene cabida en una democracia”. Y ha insistido en que lo que ha hecho el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, “es un atentado más contra la democracia y una deriva que acerca mucho más a países antidemocráticos que a los estándares de una democracia como se entiende en el resto de la Unión Europea”.
Las gruesas acusaciones de Garzón no se han detenido ahí, sino que ha subrayado que “la propuesta de poner en marcha a la Policía y la Guardia Civil sistemáticamente es una vulneración, que no solo afecta en este caso a los independentistas, sino que pronto afectará a sindicalistas y a personas de cualquier territorio que protesten contra las leyes vigentes en cada momento”. Por lo que ha aprovechado para introducir que, gracias a su partido, “se va a tener que construir un nuevo país”.
Cabe recordar que, al margen de las camisetas, un sector de la afición catalana desplazada al Wanda Metropolitano, no contenta con silbar al himno, pitaron además a un nutrido número de seguidores del propio Barcelona que gritaron, durante partes del encuentro, el “¡Via España!”. Asimismo, en la grada culé pudieron verse banderas españolas.