El caso Cosmos salpica a otras empresas


Salvador Fuentes pregunta a la Junta "por qué se abren más dudas sobre otras empresas que no tienen nada que ver con este conflicto"

El informe elaborado por el Servicio de Protección Ambiental de la Delegación de Medio Ambiente para responder a la consulta planteada por la Gerencia de Urbanismo sobre la innovación del PGOU que dejaría fuera de ordenación a Cosmos señala a otras empresas cordobesas que se podrían ver en la misma situación.

Empresa Cosmos. UGT
Empresa Cosmos. /Foto: LVC

Este documento afirma que el PGOU “se refiere a peligrosidad para las personas y los bienes, sin que tenga por qué haber  relación directa entre peligrosidad y posible afecciones ambientales”, por lo que distingue entre lo que es un peligro y es una contaminación. Como ejemplo, señala directamente a los depósitos situados junto a A-4 que tienen “peligrosidad alta con una incidencia ambiental baja”. Por contra, exponen un caso, que no existe en Córdoba, como sería el de una explotación porcina, que carece de peligro pero tiene “un alto poder contaminante” debido a los vertidos y olores.
Por si fuera poco, este informe de la Delegación de Medio Ambiente detalla que hay instalaciones con Autorización Ambiental Integrada, que están en el grupo B del catálogo de actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera, como son las industrias agroalimentarias situadas en el polígono El Ángel de Alcolea, una instalación de gestión de residuos peligrosos en Las Quemadas o fundiciones en el sector electromecánicas. Por último, señalan que hay “instalaciones con Autorización Ambiental Integrada y del Grupo A, como las industrias del cobre o la propia cementera”.
Ante esta situación, el viceportavoz del PP, Salvador Fuentes, se ha preguntado que “por qué se abren más dudas sobre otras empresas que no tienen nada que ver con este conflicto”, a lo que añade que si la finalidad es “hacer un juicio sumarísimo”. Por esto, señala que lo que ha hecho la Junta con este informe “es poner la pelota en el tejado de la Gerencia de Urbanismo”, ya que el caso de Cosmos se ha convertido “en un pim pam pum” entre las administraciones.