La educación diferenciada gana la batalla


El Pleno del Tribunal Constitucional desestima el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por el Grupo Parlamentario Socialista contra la denominada 'Ley Wert'

Alumnos en una clase.
Alumnos en una clase. /Foto: LVC

El recurso de inconstitucionalidad presentado por el Grupo Parlamentario Socialista, junto a los presentados por Cataluña, Andalucía, Asturias y Canarias, ante el Tribunal Constitucional (TC) contra la denominada Ley Wert -hace ahora cuatro años- ha sido desestimado por el Alto Tribunal. Así, la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa (LOMCE), se ajusta a derecho. Entre los puntos que recurrían los socialistas se hallaban cuestiones como las de los conciertos a centros que separan a los alumnos por sexo, la religión evaluable, el adelanto de los itinerarios formativos, la falta de participación de los padres en los consejos escolares y la selección de alumnos por centros.
No se trata de una decisión baladí la del Constitucional, puesto que la misma deberá poner los continuados recursos interpuestos contra la LOMCE. En especial, por parte de la Junta de Andalucía (que afectaban a varios centros educativos cordobeses) y contra el concierto de los centros que, a su juicio, “segregan por sexo”. Estos deberán seguir disfrutando de su legítimo derecho a recibir el concierto, tras la resolución del TC.
Otro de los motivos de inconstitucionalidad que argüían los socialistas eran los que tenían que ver con la implantación de dos asignaturas como Religión y Valores Cívicos, que se ponen “al mismo nivel”, pese a tener “raíces y contenidos muy distintos”. Una valoración en la que el Constitucional tampoco ha dado la razón a la formación política.
Cabe destacar que, tanto texto íntegro de la sentencia como los votos particulares, se harán públicos una vez se notifiquen a las partes. La resolución cuenta con el voto concurrente de la vicepresidenta del Tribunal, Encarnación Roca (no coincide con la argumentación mayoritaria, pero sí con la decisión final adoptada). Asimismo, han anunciado voto particular discrepante los magistrados Fernando Valdés Dal-Ré, Juan Antonio Xiol, Cándido Conde-Pumpido y la Magistrada María Luisa Balaguer. Estos últimos considerados dentro de la corriente “progresista” del TC.