Córdoba, 'Ciudad Cero' en discriminación a los gitanos


Una declaración institucional señala que "todo el mundo tiene las mismas oportunidades, sin importar su étnia, género, orientación sexual, nacionalidad o religión"

La unanimidad de los grupos políticos que componen la Corporación han aprobado por unanimidad una declaración institucional en la que se ha acordado que Córdoba sea Ciudad Cero en la discriminación al pueblo gitano.

Francisco Javier Jiménez, del Secretariado Gitano. cero
Francisco Javier Jiménez, del Secretariado Gitano. /Foto: JC

El secretario de la fundación Secretariado Gitano, Francisco Javier Jiménez, ha detallado el decálogo en el que se explica que “una Ciudad Cero es aquella donde nadie parte con desventaja porque todo el mundo tiene las mismas oportunidades, sin importar su étnia, género, orientación sexual, nacionalidad o religión”.
Esta acción se enmarca dentro de una campaña puesta en marcha por el Secretariado Gitano “para concienciar a la sociedad en la lucha contra la discriminación de la comunidad gitana”, ya que “todavía miles de gitanos y gitanas tienen que luchar contra la discriminación que les impide tener las mismas oportunidades que los demás ciudadanos”, porque “ser gitano significa partir con desventaja”, por lo que “la igualdad es partir de cero”.
En el desarrollo del decálogo se explica que una Ciudad Cero es aquella en la que se “garantiza la igualdad entre todas las personas”, así como que “sus instituciones son inclusivas y trabajan para que todas las personas tengan los mismos derechos y obligaciones”. Además, se reclama que los gobernantes sean “sensibles ante las injusticias” y que los medios de comunicación ofrezcan “una imagen justa de todos los ciudadanos y las redes sociales rechazan los mensajes de odio”.
También están implicadas las empresas en esta pretensión que “valoran a sus trabajadores por su competencia y su formación, y no por su étnia, género o características personales”. También se pide a los centros docentes que se enriquezcan con “la diversidad y fomento al respeto entre todo el alumnado”.
Por último, el decálogo reconoce el derecho a la vivienda, así como que “todo el mundo es bienvenido” en los comercios y lugares de ocio “y nadie es tratado con humillación, sospecha o rechazo”, así como que todos “están orgullosos de su diversidad y sos respetuosos con los demás”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here