Bellido: "Nosotros no dejamos las cuentas saneadas para esto"


El candidato del PP a la Alcaldía señala en esta entrevista que la debilidad del PSOE hace que "el primer teniente de alcalde tiene más protagonismo que la alcaldesa"

El PP es la primera formación que ha presentado su candidato a la Alcaldía para las municipales de 2019, mientras hay otras que aún no han decidido ni las siglas con las que van a concurrir. José María Bellido es el candidato y el portavoz municipal desde que su antecesor, José Antonio Nieto, fuera nombrado secretario de Estado de Seguridad. Con él, con 33 años de edad, fue teniente de alcalde de Hacienda en 2011 en un Ayuntamiento “que se caía, que no había por donde coger las cuentas”, como explica en esta entrevista. Esta experiencia le ha forjado como uno de los políticos que mejor conocen el funcionamiento interno del Consistorio, una cualidad con la que a menudo sorprende al propio cogobierno municipal.
-¿En que se nota que ya es el candidato a la Alcaldía por el PP?
-Fundamentalmente en el respaldo, cariño y apoyo de todos los compañeros de partido y de muchísimos cordobeses que estoy detectado estos días. En la sociedad hay muchas ganas de cambio, muchas ganas de mejorar y mucho respaldo al Partido Popular y a mí como su candidato. También lo estoy notando en un incremento importante de cómo se van sucediendo los acontecimientos.
-El PP es el primer partido en designar candidato. ¿Esto juega a favor o en contra?
-Juega absolutamente a favor porque nos da 15 meses para dar a conocer qué es lo que queremos hacer por Córdoba a partir de junio de 2019 y lo que los cordobeses están deseando que sus políticos, en este caso los del PP, hagan por su ciudad, por su barrio, por sus calles. Nosotros vamos a empezar desde ya, desde mañana mismo, a ir a los más de 50 barrios que tiene la ciudad para tener reuniones con los colectivos, con personas que están trabajando en esas zonas y finalizar con una convocatoria abierta a los vecinos del barrio para que puedan exponer lo que ellos quieran y nosotros explicar nuestro proyecto de una Córdoba de todos y para todos, y dejemos de lado las polémicas inútiles y estériles de estos últimos años y bajemos al detalle de lo que se necesita en cada barrio. Para esto es importante tener estos 15 meses, para hacerlo con pausa y por toda la ciudad.

José María Bellido.
José María Bellido. /Foto. JC

-Esto significa que cualquier gesto, cualquier palabra hay que entenderla en clave de precampaña.
-En esto, como decía José Antonio Nieto, los partidos, en el mejor de los sentidos, estamos permanentemente en campaña. Trabajo por la ciudad y creo que estamos haciendo una oposición absolutamente responsable, ofreciendo acuerdos y colaboración cuando se necesita y, evidentemente, nuestro trabajo es siempre por la ciudad y esperamos que sea recompensado por los ciudadanos. Lo más desagradable que existe en política es tener la conciencia tranquila de un trabajo bien hecho y que luego las urnas te den la espalda. Ahí falla algo. Por esto, el esfuerzo de comunicar, de estar siempre en contacto con los cordobeses es fundamental. No es que se interprete o se deje de interpretar en clave electoral, sino que entramos en un nuevo ciclo en el que hay una cuestión clara: hasta ahora he hecho la labor de portavoz en la oposición, que significa tomar posturas desagradables, porque tienes que intentar que determinados asuntos no salgan adelante porque crees que son malos para tu ciudad, con un perfil más duro, de posible desgaste ante la opinión pública, y a partir de ahora, como candidato, quiero trabajar en construir, en construir ciudad, en ofrecer un proyecto que sea de todos los cordobeses y para todos los cordobeses, que todos se vean identificados, que superemos lo que estos años estamos viendo de gobiernos que miran hacia menos de la mitad de la ciudadanía, a la parte más de izquierdas de nuestra sociedad, y que nos pongamos a trabajar en un proyecto en el que todos estemos unidos y trabajemos en lo importante, dejando al margen las peleas y lo accesorio, buscando más oportunidades para la ciudad, creando empleo. En esto sí creo que se va a notar un cambio, en los tonos y en las formas, porque me voy a dedicar a ofrecer a los cordobeses un futuro y una ilusión.
-Aunque todavía es pronto para dar nombres, ¿qué características debe tener el equipo que le acompañe en la candidatura?
-La lista que el Partido Popular le va a ofrecer a los cordobeses va ser una lista representativa de toda la sociedad cordobesa. Si decimos que queremos un Ayuntamiento de todos y para todos los cordobeses, la lista debe ser un reflejo. Tenemos magníficos ejemplos y espejos donde mirarnos. El más significado para mí, y así lo dije el otro día en Marbella, es el de Málaga, con un magnífico alcalde, como es Paco de la Torre, a quien me encantaría poder parecerme como alcalde. También tiene unos equipos y una acción política de la que nadie duda del cambio que ha dado Málaga en los últimos 20 años. Esto se ha producido porque el Partido Popular ha podido gobernar con continuidad, porque ha tenido un proyecto de ciudad, cosa que aquí el gobierno de PSOE e IU no tienen, están absolutamente perdidos. ¿Cómo debe ser el equipo? El equipo debe reflejar a la sociedad y esto implica que haya una alta presencia de mujeres, porque son la mitad de la sociedad y en política hay que trabajar para romper los techos de cristal y que puedan acceder a más responsabilidades. Esta es una meta que me voy a poner a la hora de hacer el equipo y cuando sea alcalde también en los puestos directivos del Ayuntamiento, donde hay un histórico y escasísimo papel de la mujer. Tiene que haber también un equilibrio entre experiencia en la gestión y juventud, que aporte frescura al Ayuntamiento y a esa política que hoy se hace de forma distinta, a través de redes sociales y de un contacto directo. Tiene que haber una mezcla entre quienes tienen experiencia de cómo sacar adelante esta ciudad y de personas nuevas que aporten juventud y nuevas ideas. La candidatura tiene que estar en términos generales absolutamente preparada para gobernar, que con el proyecto que queremos sacar adelante esté en condiciones de ponerlo en marcha desde el primer día. Que no nos pase como está pasando en este mandato, que hay un equipo absolutamente deficiente. Es vox populi en la calle que no tiene nivel para gestionar este Ayuntamiento y esto hay cambiarlo, porque los cordobeses queremos equipos que funcionen y no que vengan aquí a hacer una política de gestos, de apoyos, de palabras amables y de pegos.
-¿Ha aprendido el PP de los errores de los cuatro años de su mandato?
-Tuvimos una época muy compleja, porque en Córdoba llevamos 25 años hablando de lo que hay que hacer con esta ciudad. El mandato de Rafael Merino dejó sentadas las bases de un desarrollo, comenzando con toda la expansión de la ciudad con el Vial Norte y un desarrollo económico que luego se frustró. Nos quedamos a nada de sacar mayoría absoluta en aquel momento. Vinieron unos gobierno de Rosa Aguilar que desaprovecharon para nuestra ciudad los mejores momentos de actividad económica en España, cuando en todos sitios se estaba creciendo muchísimo y generando más empleo que nunca. Llegó el gobierno de José Antonio Nieto, en el que participé, y la ciudad ya estaba arruinada. Tuvimos que centrarnos en salvar los muebles de un Ayuntamiento y de una ciudad que se caía, porque no había por donde coger las cuentas. ¿Errores? Errores y situaciones sobre todo muy complejas. Ahora la situación no es ésa y nosotros tampoco dejamos entre 2011 y 2015 las cuentas saneadas para esto. Hacer el esfuerzo que hicimos nosotros y todos los cordobeses en dejar un Ayuntamiento que no tuviera problemas financieros, que tuviera normalidad para que ahora no se sepa qué hacer con la despensa que le dejamos llena. No es normal que haya 100 millones de euros en la caja del Ayuntamiento, como hay ahora, y esté todo patas arriba; que la obra del Centro de Convenciones esté parada, que no haya Palacio de Congresos, que no esté terminada la Ronda, que las obras en los barrios vayan con años de retraso respecto a los planes previstos. No puede haber 100 millones de euros -repito: 100 millones de euros- en la caja del Ayuntamiento, que las inversiones estén sin hacer y que los asuntos de los cordobeses no estén resueltos. ¿Aprender de los errores? Sí, siempre hay que hacer autocrítica. Vamos a hacer un gobierno cercano, humilde, en contacto con todos los cordobeses y gobernaremos para todos contando con todos los grupos del Pleno. Pero vamos a aprovechar una oportunidad en un entorno de crecimiento económico para desatascar los proyectos que llevan 25 años atascados en esta ciudad.
José María Bellido.
José María Bellido. /Foto. JC

-¿Cómo piensa el PP afrontar el fenómeno cada vez más emergente de Ciudadanos, según las encuestas?
-En Córdoba la única alternativa que va a haber en las elecciones de 2019 al gobierno de PSOE, IU y Podemos es el Partido Popular. Actualmente el PP tiene 11 concejales y Ciudadanos tiene dos. Los cordobeses son sabios y van a saber elegir. La libertad de elección la tienen ellos, por supuesto, hasta ahí podríamos llegar, pero va a haber una elección muy simple: o la continuidad de gobiernos de izquierda que han gobernado para unos pocos, sólo mirando a la izquierda, y que no han sabido qué hacer con la ciudad ni el Ayuntamiento en cuatro años que van a pasar en blanco, o elegir cambiar. Ese cambio, a día de hoy, sólo lo puede ofrecer el PP. No hay ninguna alternativa de Ciudadanos real en Córdoba y eso lo saben los cordobeses. Por tanto, lo que le propondremos a los cordobeses es ese cambio, un cambio con ilusión, con futuro, en el que gobernemos para todos, contando con todos, y el que nos pongamos como meta las oportunidades de empleo, especialmente para los más jóvenes. Esto se hace desatascando los ejes estratégicos que Córdoba lleva tiempo hablando y que, unas veces porque los gobiernos no tenían capacidad, o porque no había oportunidad económica, nadie ha hecho. Hablamos de la Córdoba logística, del desarrollo agroalimentario, de infinidad de aspectos que tenemos interiorizados, que nunca han llegado a buen puerto y éste es el momento de hacerlo. Con 100 millones y con equipos capaces de gestionar la ciudad sacaremos esto adelante.
-Según las encuestas la mayoría absoluta es imposible en estos momentos. Esto significa que el PP está condenado a entenderse con Ciudadanos.
-A lo que aspiro es a gobernar con una mayoría suficiente para no tener que depender en exceso de determinados acuerdos, porque eso no es bueno. Una cosa es propiciar grandes acuerdos de ciudad, algo que haré, porque es bueno que nos pongamos a trabajar juntos en desarrollar esos aspectos que todos conocemos pero que nadie se ha puesto a resolver, pero un alcalde tiene que tener un respaldo sólido de su Pleno. El ejemplo lo tenemos ahora con la alcaldesa Ambrosio. Con siete concejales no se puede gobernar una ciudad y no la está gobernando. Es la alcaldesa, manda en la ciudad, pero no gobierna, porque al final depende de otros ocho concejales, que suman más que esos siete, y mandan más que ella, y el primer teniente de alcalde tiene más protagonismo que la alcaldesa. Estoy dispuesto, por supuesto, a entenderme con todos los grupos para sacar adelante acuerdos de ciudad, pero sería muy bueno que el PP, y es a lo que aspiro, tuviera una mayoría holgada, suficiente para gobernar con tranquilidad, pudiendo llegar a acuerdos con las distintas fuerzas políticas.
-Por último, ¿qué ha aprendido de su antecesor, José Antonio Nieto?
-He aprendido todo, porque quien me conoce sabe que he formado parte de sus equipos y además intensamente. He sido un estrecho colaborador de José Antonio en la labor municipal. Fundamentalmente voy a decir dos cuestiones que he aprendido de él: la primera, que hay que dialogar, que hay que hablar con todo el mundo, que no hay que creerse que uno está en posesión de la verdad. En esto, José Antonio tiene posiciones centristas, no hay que olvidar su pasado en el CDS, y siempre lo ha llevado a gala. En segundo lugar, lo que aprendí pero no pudimos desarrollar es la principal cualidad que debe tener un político, que es ver más allá. Esto José Antonio lo tiene y lo he aprendido de él. No podemos quedarnos en el día a día, sino que hay que tener una visión de la ciudad en la que sepamos ver dónde quiere estar dentro de 20 años y no el año que viene. Pongo un ejemplo: José Antonio fue el verdadero impulsor del Metrotrén. Nadie había hablado antes de ese proyecto, nadie lo veía. Cuando lo presentó recogió el escepticismo de la inmensa mayoría de la ciudad y dentro de unos meses va a estar andando. Un alcalde debe tener esa capacidad de ver más allá de lo que estamos viendo en nuestro día a día.