Pepa Contreras: "En la mayoría de los empleos he sido la chica para todo"

59

Esta sindicalista dice que "los hombres también saben lo que es trabajar sin que se te reconozcan tus derechos, pero es que a la mujer también se le niega realizarse como persona"

Aunque a Pepa Contreras se le conoce por su etapa como concejal de IU en el mandato 2011/2015, lo cierto es que su militancia en el Sindicato de Construcción y Servicios de CCOO es dilatada y fecunda, desde la legalización del mismo en 1977, ocupando diversos cargos en los que siempre ha defendido el papel de la mujer en la sociedad actual.

Pepa Contreras. mujer ccoo
Pepa Contreras. /Foto. LVC

¿Qué sentido tiene para ti el 8-M?
Es un día de reivindicación y lucha por la igualdad efectiva entre mujeres y hombres en todos los ámbitos de la vida, social, laboral, político, etcétera, pero sobre todo para mí todos los días son 8 de marzo, porque aunque hemos avanzado mucho, aún nos queda un largo camino para llegar a esa no discriminación de la mujer, porque un hombre no puede cobrar más que una mujer porque sí, porque un hombre no va a acceder a un puesto antes que una mujer porque sí, porque una mujer no tiene que quedarse en casa cuidando a sus hijos o hijas porque sí. Bueno, no porque sí, sino porque nuestra sociedad no es igualitaria.
¿Cómo crees que la sociedad actual trata a la mujer?
Diría que parece que hablar de feminismo o autodefinirse como feminista es algo negativo. Muchas mujeres, al igual que muchos hombres, lo consideran radical pero yo les preguntaría: ¿sabes lo que es feminismo? Seguramente responderían que no. Hablar de feminismo es creer en la importancia de la igualdad de género, es hablar de respetar los derechos humanos, es no discriminar a las mujeres. Si hombres y mujeres nos concienciáramos de que vivimos en una sociedad machista entonces todas y todos lucharíamos en la misma dirección y eso nos llevaría a la igualdad real y efectiva que es al fin y al cabo ser feminista.
¿Es necesario el uso del lenguaje igualitario o vestir de una determinada manera en la Feria para lograr la igualdad?
El lenguaje no sexista para mí es esencial. El tipo de lenguaje que usamos no es inocente. Con nuestra forma de hablar o de escribir estamos contribuyendo, sin saberlo y sin que probablemente sea nuestra intención, a mantener diversas formas de discriminación hacia las mujeres. Si utilizamos un lenguaje que oculta a las mujeres favorecemos su subordinación social. La Ley de Igualdad del 2007, en su artículo II, nos recomienda evitar el uso sistemático del masculino, en singular o plural, para referirse a los dos sexos, proponiendo como alternativa una serie de directrices. Yo no soy doctor, soy doctora; yo sí soy la dentista, yo sí soy la mujer de la limpieza y él es el hombre de la limpieza, etcétera.
Sobre el tema de vestir en la feria, si partimos de la base de que cada persona es libre e independiente, qué importa la vestimenta que se utilice, cada cual tiene su propio estilo y nadie tiene derecho a meterse en la forma de vestir de unas o de otros. En cambio, es insultante que una mujer que utiliza pantalones cortitos o escote se la insulte con comentarios obscenos, machistas y de mal gusto. Nos queda mucho por aprender sobre el respeto a los iguales porque fuera de toda duda hombres y mujeres somos ante todo personas.
¿Es cierto todo lo que se dice sobre la desigualdad entre hombres y mujeres?
Sin duda alguna sí, pero no nos dejemos llevar por el radicalismo. En el año 2017 murieron asesinadas 49 mujeres por violencia de género; el paro entre las mujeres supera los dos millones, lo que supone una progresiva feminización del desempleo; hay un millón y medio de mujeres menos que de hombres incorporadas a la actividad y 1,6 millones menos de mujeres ocupadas que hombres; las mujeres dejaron de percibir, por un trabajo igual, casi 6.000 euros al año; una masiva feminización de los contratos a tiempo parcial, el 73,86 por ciento de los mismos, son desempeñados por mujeres, y las mujeres asumen mayoritariamente permisos y excedencias por cuidado (9 de cada 10 son tomadas por mujeres), lo que limita su desarrollo profesional y merma sus derechos y prestaciones sociales.
¿En qué te ha afectado en tu vida profesional el hecho de ser mujer?
Pues te diré que en la mayoría de los empleos que he tenido siempre he sido la chica para todo y en la mayoría de los casos cobraba menos que mis compañeros hombres realizando las mismas tareas y trabajando de dos a cuatro horas más que ellos. Las mujeres de mi generación siempre hemos sido las eternas ayudantes o auxiliares y nunca se nos reconocía nuestra categoría profesional. Ahora sigue ocurriendo pero en menor medida, ya que ahora las mujeres tienen muchos más argumentos y apoyos para luchar contra el techo de cristal que tanto nos ha oprimido e impedido acceder a puestos de responsabilidad y remunerados dignamente. En los años que trabaje en la Secretaria de la Mujer de Comisiones Obreras he visto todo tipo de discriminaciones y es muy duro. Los hombres también saben lo que es trabajar sin que se te reconozcan tus derechos, pero es que a la mujer también se le niega realizarse como persona. Tal y como decía Simone de Beauvoi: “No quiero que las mujeres tengan poder sobre los hombre si no sobre sí mismas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here