María Carrillo: "Queda mucho camino por recorrer para conseguir la igualdad"


La responsable de FitFlamc subraya que "no podemos dejar que las personas que piensan distinto a nosotras condicionen nuestro género, todos somos iguales ante la sociedad"

La emprendedora cordobesa María Carrillo Reyes ha impulsado FitFlamc, una empresa que promueve una novedosa tendencia deportiva que mezcla el flamenco con el hábito del fitness. La empresaria de etnia gitana resalta, ante la celebración del Día Internacional de la Mujer, que “gracias a Dios, la sociedad actual trata con más igualdad a la mujer, tras años de esfuerzo y sacrificio por equipar las diferencias entre sexos”, aunque “aún queda mucho camino por recorrer para conseguir la igualdad plena, ya que la sociedad está marcada por numerosos estereotipos”.
María Carrillo, cordobesa y emprendedora de FitFlamc. Foto: LVC. igualdad
María Carrillo, cordobesa y emprendedora de FitFlamc. Foto: LVC.

María afirma que el Día Internacional de la Mujer “tiene un gran significado para mí, ya que durante décadas, este día ha simbolizado la unión de las mujeres de distintas fronteras territoriales, diferencias étnicas, lingüísticas y culturales, por conseguir un mismo objetivo en común: la participación de la mujer y la igualdad entre hombres y mujeres”. Carrillo asegura que, “lamentablemente, debo decir que, hoy en día, aún existe la desigualdad entre hombres y mujeres” y comenta que “no debemos dejar que las personas que piensan distinto a nosotros nos intoxiquen con actitudes, comentarios y hechos que condicionen nuestro género, ya que somos personas libres y todos debemos ser iguales ante la sociedad”.
La emprendedora responsable de FitFlamc reflexiona sobre la necesidad del uso del lenguaje no sexista y la vestimenta igualitaria y señala que “no es necesario su modificación o estandarización” y comenta que “lo que realmente deberíamos modificar sería la actitud de la sociedad sobre las concepciones de la vida cotidiana”. Carrillo puntualiza que, “desde pequeñas nos decían que el rosa era un color que diferenciaba a las chicas y que el azul era un color para chicos pero… ¿Por qué nos limitan sobre nuestro sexo cuando no tenemos uso de razón?”, concluye.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here