María Elena Banderas: "El amor no tiene lugar para las relaciones tóxicas"


La agente de la Policía Local asegura que "aún existen contextos de micromachismo en Córdoba que son invisibles en el día a día; por ejemplo, en la Feria"

María Elena Banderas, una de las agentes de la Policía Local de las 32 que se encuentran en plantilla del Cuerpo de la capital cordobesa, considera que el Día Internacional de la Mujer sirve para fomentar y dar visibilidad a la igualdad de la mujer en la provincia y “eliminar las brechas salariales, aún existentes en el mundo laboral”. La agente, perteneciente a la Intendencia de la Policía Judicial en la Unidad de Violencia de Género, subraya que el 8-M es “una manera para poner en valor a cada mujer que presta su servicio para crear una sociedad más justa e igualitaria”.

María Elena Banderas, agente de la Policía Local perteneciente a la Intendencia de la Unidad de Género. Foto: J.P
María Elena Banderas, agente de la Policía Local perteneciente a la Intendencia de la Unidad de Género. Foto: J.P

Banderas da una mirada atrás hacia el pasado para recordar, en un día tan significativo como el 8-M, “el asesinato de todas las mujeres que murieron luchando por sus derechos hace un siglo”. Y es que todo comenzó en 1850, “cuando las mujeres dimos el paso definitivo para reivindicar nuestros derechos como trabajadoras”. En concreto, María Elena hace hincapié en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist de Nueva York, “el principal detonante de la creación del importante Sindicato Internacional de las mujeres trabajadoras, que se llevó por delante a más de 150 mujeres luchadoras”. De hecho, “fue a partir de esta catástrofe cuando surgió en 1910 la II Conferencia Internacional de Mujeres en Copenhague, constituyéndose el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer”.
Esta intendente de la Policía Judicial en la Unidad de Violencia de Género hace una profunda reflexión sobre la evolución de la participación de la mujer en la sociedad. María Elena asegura que, en la actualidad, “nos encontramos en un contexto patrialcal que domina las relaciones de género”.  “Aún queda mucho por hacer por conseguir un trato igualitario, sobre todo en el ámbito de la conciliación familiar y laboral”, afirma. Para ello, “las mujeres del presente y del futuro debemos seguir luchando por la igualdad definitiva entre el hombre y la mujer en todos los contextos”, resalta.
La agente en el Cuerpo de la Policía Local en la capital cordobesa reconoce que, “en estos momentos, me preocupa mucho las acciones de machismo en las relaciones humanas de la juventud, a pesar de que hay información y proyectos sobre ello para erradicarlo”. Banderas asegura que “es cierto todo lo que se afirma sobre la desigualdad entre el hombre y la mujer, ya que existen contextos de micromachismo que no se visibilizan, que son invisibles en el día a día”. No obstante, “la mujer cada vez es más valorada y respetada en la provincia cordobesa”. En este sentido, destaca que “a día de hoy, las mujeres continúan diciendo ‘él me quiere y por eso está celoso’, sin darse cuenta de que el amor no tiene lugar para las relaciones tóxicas, ya que no son gestos de cariño. Por eso también hay tantos casos de violencia de género entre jóvenes”.
María Elena Banderas, agente de la Policía Local perteneciente a la Intendencia de la Unidad de Género. Foto: J.P
María Elena Banderas, agente de la Policía Local perteneciente a la Intendencia de la Unidad de Género. Foto: J.P

En referencia a “los micromachismos existentes en la capital cordobesa”, Banderas afirma que “es necesario establecer un lenguaje igualitario en el momento de dirigirnos a una persona, para no llegar a excluir ni ofender a nadie”. En este sentido, “el cambio de mentalidad de las personas es el objetivo de fondo, algo en lo que estamos avanzando pero muy lentamente”. La agente de la Policía Local pone el ejemplo del “polémico tema” de vestir de una manera determinada para ir a la Feria de Córdoba. De hecho, “es cierto que se sigue juzgando que las mujeres lleven la falda más corta y más ajustada o un escote, mientras que no se juzga que un hombre lleve un pantalón muy ajustado y la camisa desabrochada”, comenta.
La agente de la Policía Local reflexiona sobre el origen del “machismo” y reafirma que “la inclusión de la mujer en el ámbito laboral ha influido en que aún exista el machismo, porque hay muchas personas que aún no han asumido ni interiorizado esta realidad”, subraya. María Elena Banderas comenta que “afortunadamente,  el hecho de ser mujer no ha afectado en mi vida laboral ni en mi desempeño habitual como agente de la Policía Local. Siempre me he sentido valorada y respetada por mis compañeros y superiores. Por otra parte, ser mujer aporta valor al servicio a la ciudadanía que se presta en la Policía Local”. No obstante, la agente comenta que, “quizás, lo más complicado para una mujer es conciliar la vida laboral en la maternidad y considero que es un tema que se debe abordar en la opinión pública, ya que en la administración privada la maternidad puede ocasionar, incluso, el despido”, concluye.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here