García achaca ahora a cuestiones técnicas la paralización de la licencia del Palacio Episcopal

66

El presidente de Urbanismo señala que el proyecto no se ajusta al Plan Especial, cuando en diciembre hubo un acuerdo entre los técnicos de ambas partes

Pese a que en diciembre pasado se alcanzó el consenso entre los técnicos de la Gerencia Municipal de Urbanismo y los del Obispado para la petición de licencia en las obras del Palacio Episcopal, el presidente del organismo autónomo, Pedro García, se aferra ahora a que lo que ocurre es que el proyecto no cumple las condiciones técnicas exigidas en el Plan Especial de Protección del Casco Histórico.

Fachada principal del Palacio Episcopal.
Fachada principal del Palacio Episcopal. /Foto: JC

Los dos proyectos ejecutados hasta ahora en este edificio se han valorado de forma conjunta tanto con los técnicos de la Gerencia de Urbanismo como con los de la Delegación territorial de Cultura de la Junta de Andalucía para evitar cualquier escollo ulterior. Así se hizo el pasado año hasta que en diciembre pasado se alcanzó el acuerdo de forma que el proyecto quedaría apto para la concesión de la licencia, que es un acto reglado, por ajustarse al nivel de protección tipológica que exigen el Plan Especial. Una vez que se alcanzó el acuerdo en la interpretación de la normativa vino el freno en Urbanismo, que no ha sido notificado al Obispado por escrito.
Frente a esta situación, Pedro García afirma ahora que la paralización de la licencia “no es una cuestión política sino técnica” y, en su opinión, el Plan Especial de Protección del Casco Histórico “tiene unos condicionantes técnicos que los arquitectos del Obispado tienen que cumplir y en el momento en que este proyecto encaje tendrá licencia como todos los demás”, porque “en Urbanismo nadie tiene bula”. Es decir, los técnicos de una y otra parte tienen ahora que desandar lo andado para volver a recorrer el nuevo camino y alcanzar un nuevo acuerdo.
La licencia solicitada por el Obispado para esta reforma del Palacio Episcopal es para la creación de un centro de acogida de visitantes a la Mezquita-Catedral, donde además de poder adquirir las entradas dispondrán también de otros servicios así como de un centro de interpretación, con lo que se enriquece la oferta turística y la calidad del servicio al visitante en un lugar privilegiado del Casco Histórico.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here