La calle a la que se le cayó el nombre


calle
Calle Roelas sin su rotulación./Foto: LVC

Como recoge la encilopedia digital cordobesa, Teodomiro Ramírez de Arellano relataba en su Paseos por Córdoba que, cuando la peste asolaba la ciudad en el siglo XVI, el Arcángel San Rafael se apareció al padre Roelas en cuatro ocasiones revelándole que él salvaría a la ciudad. El sacerdote, temeroso de que todo fuera un engaño de sus sentidos y después de consultar el caso con teólogos de la Compañía de Jesús, visitó al Provisor, quien le ordenó que si se producía una quinta aparición, le preguntase quién era. Así fue, en la madrugada del 7 de mayo de 1578, se produjo esta quinta aparición en la que San Rafael le dijo al sacerdote: “Yo te juro, por Jesucristo crucificado, que soy Rafael, Ángel a quien Dios tiene puesto por guarda de esta ciudad”.
A partir de aquel momento y con la epidemia desaparecida comenzó una profunda historia de piedad popular en Córdoba. La misma ha llegado a testimoniarse hasta la actualidad, a través los numerosos triunfos en honor al custodio. Pero , además, con una iglesia que recuerda en su advocación aquel Juramento. Y una calle adyacente que recuerda la figura del sacerdote, Roelas. Pues bien, la vía en cuestión lleva varios meses sin la rotulación, que venía mostrando en el tramo que la une la plaza de San Lorenzo.
El caso de la ausencia de letrero de la calle Roelas (en la imagen puede apreciarse la huella del nombre) recuerda al error en la nomenclatura en Juan Rufo, del que se hacía eco La Voz de Córdoba el pasado mes de noviembre. La vía estaba rotulada con el nombre de su compañero de letras mexicano del que solo le diferencia una letra. El área de Movilidad del Ayuntamiento, responsable de la rotulación de las calles de la ciudad, asumía ese “error” y anunciaba que iban “a subsanarlo lo antes posible” para que este insigne cordobés no sea confundido más con el escritor mexicano Juan Rulfo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here