El escándalo de las plazas de la residencia del Guadalquivir

201

En octubre de 2015 unilateralmente el ayuntamiento decidió rescindir el convenio con la Junta de Andalucía gracias al cuál la residencia del Polígono del Guadalquivir contaba con 50 plazas concertadas

Dos años llevan en el aire las 50 plazas de concierto que en la actualidad tiene la residencia de mayores del Polígono del Guadalquivir. ¿La causa? La decisión unilateral tomada en su momento -octubre de 2015- por el entonces concejal de Servicios Sociales, Rafael del Castillo, de denunciar el convenio ante la Junta de Andalucía, o lo que es lo mismo, comunicarle por escrito que el ayuntamiento no quería renovarlo una vez terminara su vigencia en febrero de 2016. La decisión de Del Castillo encontraba su justificación en el hecho de que al haber traspasado la gestión de la misma a Vitalia, a través de una concesión demanial unos meses antes, a su modo de ver, el ayuntamiento podía desentenderse del asunto.

Residencia de mayores del Guadalquivir.
Residencia de mayores del Guadalquivir. /Foto. LVC

Pero es que tiene mucho peligro que un gobierno recién llegado tome este tipo de decisiones. De hecho, el que ese escrito saliera de Capitulares, ha puesto en peligro el concierto y lo que es aún más grave, deja en el aire la propia concesión demanial a Vitalia. En el pliego se recoge que la residencia cuenta con estas 50 plazas concertadas y si se modifican estas condiciones, el concesionario podría renunciar y volver la residencia y su gestión, a manos municipales lo que supondría volver de nuevo a los dos millones de pérdidas anuales y renunciar al cannon de casi 500000 euros que en estos momentos paga Vitalia.  ¿Era esa quizá la intención?. En cualquier caso una cosa es querer y otra poder hacer este tipo de cosas desde un gobierno municipal y ya se ha visto con el fracaso del intento de municipalizar el servicio de ayuda a domicilio.
Así las cosas, el próximo 28 de febrero expira la prórroga de dos años concedida por la Junta en 2016, fecha en la que si no hay nuevo convenio y hasta dónde ha podido indagar y confirmar La Voz, los mayores tendrían que abandonar la residencia y serían trasladados a otras, bien de la capital, bien de la provincia. La situación ha atravesado por momentos “kafkianos” de cruce de escritos e informes a los que ha tenido acceso este periódico hasta el punto de que la Junta comunicó al ayuntamiento que del Castillo no era competente para esa solicitud y que tendría que haber pasado por Junta de Gobierno Local. El último informe de la jefa de Asesoría Jurídica municipal viene a decir a la Junta que “haga lo que tenga que hacer, retrotraerse a octubre de 2016 como si nada hubiera pasado, hacer un nuevo convenio o prorrogar… lo que sea para que siga el concierto”.
Tranquilidad desde el Ayuntamiento
Juan Hidalgo, actual concejal de Servicios Sociales, ha transmitido hoy tranquilidad afirmando que el servicio seguirá “aunque es competencia y responsbilidad de la Junta de Andalucía”. Y es que ciertamente, este es de los asuntos que se acaban resolviendo, ya que ni a la Junta ni al Ayuntamiento les conviene que 50 familias se echen a la calle a pedir un trato digno para sus mayores. No obstante el tiempo se echa encima y después de dos años de dimes y diretes, el 28 de febrero está aquí ya. Esperemos tener pronto buenas noticias.
 
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here