El despacho de Pedro García, lugar de memoria histórica olvidado


Tanto en el cuartel de Artillería como en el de Infantería se produjeron actuaciones que están perseguidas por la Ley de Memoria Democrática

La zona noble de la Gerencia de Urbanismo, donde tiene su despacho el portavoz de IU, Pedro García, fue el lugar donde se coció el golpe de estado del 18 de julio pues era, precisamente, donde también tenía su despacho el coronel Ciriaco Cascajo, comandante militar de la plaza de Córdoba y jefe del Regimiento de Artillería Pesada número 1. En el patio de dicho cuartel de Artillería, como aún lo conocen muchos cordobeses, Cascajo arengó a la tropa formada en el patio y allí mismo fue donde se leyó el bando que proclamaba el Estado de Guerra. Pese a estos hechos, entre otros, este cuartel de Artillería no figuras en el dictamen que mañana se vota en el Pleno para dar cumplimiento a la Ley de Memoria Democrática de Andalucía, como han alertado varios expertos en la materia, que contrastan estos olvidos con las dudas existentes en las razones para quitar algunos nombres del callejero.

Sede de la Gerencia Municipal de Urbanismo. memoria
Sede de la Gerencia Municipal de Urbanismo. /Foto: LVC

El despacho de Cascajo se convirtió en el centro neurálgico de todos los movimientos que se produjeron en Córdoba el 18 de julio. Desde allí habló telefónicamente con el capitán general de Andalucía, Gonzalo Queipo de Llano. También llamó al gobernador civil, Antonio Rodríguez de León, para que depusiera su actitud y desde el mismo lugar ordenó que salieran a la calle las tres baterías disponibles en ese momento y desde la esquina de Ronda de los Tejares con Gran Capitán se dispararon dos cañonazos que hicieron cambiar de opinión a quienes allí encerrados seguían fieles a la República. Aquel enclave se bautizó al año siguiente como glorieta de los Artilleros, se colocó un monolito conmemorativo -que se retiró en tiempos de Rosa Aguilar- y el nombre pervivió hasta ahora dado que en dicha glorieta no hay direcciones fiscales.
El olvido del cuartel de Artillería es similar al hecho de que el cuartel de Infantería tampoco figura como lugar de la memoria en el dictamen de la Comisión de Memoria Histórica. El también conocido como cuartel del Marrubial o de la Reina, actualmente Casa Ciudadana y Biblioteca Central, fue un recinto en el que, entre otras acciones de guerra, fueron centenares, si no miles, los cordobeses que sufrieron prisión hasta que buena parte de ellos eran conducidos a las parillas del cementerio de San Rafael o de la Salud para ser fusilados.
El primer catálogo de lugares de la memoria en Andalucía se aprobó en abril de 2015 y fijaba 50 lugares repartidos en toda la comunidad. En el caso de la provincia de Córdoba figuran las fosas comunes de los cementerios de la Salud y de San Rafael, así como las de los cementerios de Santaella, La Guijarrosa, la ruta de los Jubiles, la del barranco de la Huesa o la del lugar de la batalla de Valsequillo. Posteriormente, en julio de 2017 se añadieron otros, como la plaza de la Constitución y el cementerio de Baena y el refugio antiaéreo de la plaza de España de Villanueva de Córdoba. Ahora, en el dictamen de la Comisión de la Memoria Histórica se incluyen otros como la Comisaría de Fleming o el colegio Rey Heredia.