CECO "pone las pilas" a la Gerencia de Urbanismo


Antonio Díaz señala que los empresarios "exigen" un funcionamiento "ágil, eficiente y rápido" para que "el empresario no vea paralizados sus proyectos"

El presidente de la Gerencia de Urbanismo, Pedro García, ha mantenido una reunión con la patronal cordobesa CECO para informarles de los avances dados en el ente autónomo desde que en julio pasado le trasladaran los empresarios por boca de su presidente, Antonio Díaz, las quejas por su funcionamiento. En estos más de ocho meses se ha avanzado en algunas cuestiones y en otras falta aún trabajo por realizar, lo que no impide que ambas partes estén satisfechas por lo conseguido hasta ahora.

Pedro García, con representantes de CECO.
Pedro García, con representantes de CECO. /Foto. JC

Así, Pedro García reconoce “avances en materias como licencias y también hemos informado de la contracción de personal, por lo que hoy se dan más licencias de obras y de actividad que hace seis meses”, aunque reconoce que “a la Confederación de Empresarios le gustaría que avanzáramos más rápido”.
Antonio Díaz, por su parte, señala que “efectivamente se han dado pasos en materia de personal con la incorporación de dos técnicos y la convocatoria de cinco plazas que tardarán en cubrirse hasta final de año o principios de 2019”. Un asunto de especial importancia para el presidente de CECO es el de la tramitación telemática de los expedientes, porque “es importante que el administrado sepa en cada momento en qué situación se encuentra su expediente”. Asimismo, también subraya la necesidad de entrada en vigor de la Ordenanza de Declaración Responsable, que agilizará la tramitación de licencias. “Esperemos que pronto sea una realidad, porque esto ayudará mucho a las empresas”, ha añadido.
El presidente de CECO ha explicado que lo que están “exigiendo” a la Gerencia de Urbanismo es que su funcionamiento sea “ágil, eficiente y rápido” para que “el empresario no vea una paralización de sus proyectos”. Ambas partes se han dado un plazo de tres o cuatro meses para volver a verse y pasar revista al estado de las reivindicaciones de los empresarios.