Córdoba y Florencia, contra la masificación turística


La ciudad italiana ingresa al año 25 millones de euros con la tasa turística y ese dinero se destina en su integridad a financiar la programación cultural

Las ciudades de Córdoba y Florencia comparten muchos elementos comunes: ambas son destinos turísticos de primer orden, su población ronda los 350.000 habitantes y ambas disponen del reconocimiento de su casco histórico por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. La única diferencia es que Córdoba recibe al año un millón de turistas y la cifra de Florencia se multiplica por diez.

Rosa Lara, Carlo Francini y Emilio Aumente.
Rosa Lara, Carlo Francini y Emilio Aumente. /Foto: JC

El responsable de la Oficina del Centro Histórico de Florencia, Carlo Francini, está de visita privada en Córdoba, pero no ha querido dejar pasar la ocasión de entrevistarse con el teniente de alcalde Emilio Aumente, quien a su vez es miembro de la Comisión de Patrimonio del Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad. Francini ha señalado que el problema que comparten ambas ciudades es el de la masificación turística, algo que comparten “las grandes ciudades y las que son Patrimonio de la Humanidad”. En el caso de la ciudad italiana, ha explicado que durante tres años no se van a conceder licencias para nuevos establecimientos de alimentación y comidas con la finalidad de intentar frenar la avalancha turística. Este experto no se muestra partidario de esta medida, ya que “pedirán las licencias dentro de tres años”.
Partiendo de la base de que la solución para una ciudad que es Patrimonio de la Humanidad “no es cerrarse al turismo” propone el reparto del mismo tanto a lo largo del año como en otro puntos de la ciudad, para evitar las masificaciones, algo en lo que “hay que trabajar muy muy seriamente”. Además, añade que “el otro reto es tener un buen plan de gestión del sitio Unesco”.
Como dato curioso, este responsable de la declaración Unesco en Florencia ha señalado que el municipio ingresa anualmente unos 25 millones de euros en concepto de tasa turística y que ese dinero se destina en su integridad a financiar la programación cultural de la ciudad.
Carlo Francini, quien ha estado acompañado en su visita de la arquitecta Rosa Lara, ha señalado que “todas las ciudades Patrimonio de la Humanidad son bellísimas, porque lo interesante es que presentan valores excepcionales”. En el caso de Córdoba ha destacado la presencia de la Mezquita-Catedral así como que la superposición de las culturas romana, árabe y cristiana “es muy sugestiva”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here