El Ayuntamiento "me va a joder la vida"


Ayuntamiento
Confitería La Piedra Escrita en la calle Cárcamo./Foto: LVC

¿Puede demorarse una obra de dos calles, durante siete meses? Si se pregunta a los vecinos de San Agustín, la respuesta es afirmativa. Y es que como denuncian tanto la asociación de vecinos del barrio, que encabeza Rafael Soto, así como los propietarios de los establecimientos; las obras que se vienen desarrollando desde el pasado mes de julio en las calles Cárcamo y Obispo López Criado, “el poco comercio que queda en la zona tendrá que echar las persianas”.
Acompañados por los concejales del Partido Popular en el Ayuntamiento, José María Bellido y Salvador Fuentes, los comerciantes han expuesto su desesperada situación. Y es que las ventas han bajado de forma ostensible, hasta el punto de que varios establecimientos se han visto obligados a cerrar, mientras otros, aseguran, están cerca de hacerlo.
La confitería La Piedra Escrita
Confitería La Piedra Escrita./Foto: LVC

El gerente de este establecimiento que tiene 70 años de tradición, Antonio Pérez, ha sido contundente. Y es que éste (con cuatro trabajadores a su cargo) ha explicado que “llevamos así desde hace siete meses”. Un hecho que le ha llevado a poner de relieve “la incompetencia de la Alcaldía”. La misma, como ha expresado Pérez, le afecta de manera directa, puesto que “he realizado una serie de ingresos para la tienda” y teme por la viabilidad de su negocio, a consecuencia de las obras. Y se ha cuestionaso que haga falta tanto tiempo para “hacer una zanja, meter el cableado y taparlo”.  En consecuencia, Pérez ha confesado que esta situación “me está perjudicando enormemente. Tengo que pagar mucho dinero y la deuda es muy grande. Me vais a joder la vida”, ha espetado visiblemente consternado. “No voy a poner nombres”, ha proseguido, para afirmar que “es una vergüenza”.
Ultramarinos Pepe
Tienda de Ultramarinos./Foto: LVC

Por su parte, la responsable de Ultramarinos Pepe, Margarita Rivas, no ha dudado en subrayar que “tenemos una ruina muy grande”. Y ha destacado el descenso en las ventas, que ha sufrido. De tal modo que ha explicado que, en el barrio viven muchas personas mayores y “tenemos que acompañarlos, porque no pueden entrar en los comercios (por las obras), a sus casas”. Asimismo, narra como el sábado pasado una señora se cayó en la misma puerta de su negocio. “Esto es horroroso. Me parece que muy pocos vamos a salir de ésta”, ha sentenciado. Y ha suplicado que agilicen las obras, porque vienen las fiestas navideñas y “somos pequeños comercios y no estamos vendiendo nada”. A ello hay que sumar que ha mostrado su convicción de que, si los hechos hubieran tenido lugar en la puerta de una gran superficie comercial, “no lo consiente la alcaldesa”. Mientras “nosotros estamos jugándonos el pan de nuestros hijos”.
El estanco
Propietarios de los establecimientos de la zona, junto al portavoz del PP y el presidente de la asociación vecinal./Foto: LVC

La propietaria del estanco, Inmaculada Muñoz, ha subrayado la “mala coordinación” de las obras que se están llevando a cabo. “Sabemos que hay que hacerlas, pero la culpa es del Ayuntamiento, que ha iniciado una obra sin saber quién iba a contratar para el arreglo de la calle”. En este sentido, Muñoz ha asegurado que no se trata de realizar “ningún reproche” a los trabajadores, “todo lo contrario. Pero terminó la obra de Emacsa y no tenían prevista la empresa que debía continuar. Echaron una torta de hormigón y, después de dos meses, tocó volver a levantarlo. Esto es el cuento de la haba”. Y ha insistido en el perjuicio que supone para los negocios del barrio: “Han cerrado tres establecimientos este verano”. Y ha explicado que “la obra va para lago, ya que nos han dicho que, hasta febrero o marzo, no terminan”.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here