El PP propone que los vecinos voten el cambio de calles franquistas


El grupo popular se opondrá a que se cambie el nombres a seis calles por considerar que no hay argumentos de peso para ello

El viceportavoz municipal del PP, Salvador Fuentes, ha anunciado que su grupo pedirá que han los vecinos quienes decidan mediante votación el cambio de los nombres de calles en los que se ha generado polémica por su posible vinculación al régimen franquicia. “Que se busque una fórmula par que se vote, porque es un tema muy delicado para que se derive la responsabilidad”, ha añadido.

Salvador Fuentes, Juan Miguel Moreno y Luis Martín. calles
Salvador Fuentes, Juan Miguel Moreno y Luis Martín. /Foto. JC

En concreto, los populares se opondrán en la reunión de esta tarde de la Comisión de Memoria Histórica al cambio de seis calles. Fuentes ha señalado que “la simplificación y la reducción son malas compañeras a la hora de tomar decisiones”, por lo que ha expuesto que su votación se fundamenta en que este tipo de cuestiones “hay que ser contundentes con hechos incontestable”.
Así, el concejal Juan Miguel Moreno, quien junto a Luis Martín ha formado parte de la comisión, ha argumentado los motivos por los que se oponen al cambio de estas seis calles. En el caso de la plaza de Cañero, ha explicado que “es el más claro ejemplo de arraigo popular, ya que es una denominación que se puso en 1988 a petición de los vecinos, siendo alcalde Herminio Trigo, que imagino que no tendría interés en ponérsela a un personaje controvertido”.
Sobre la calle Cronista Rey Díaz, ha argumentado que la calle se le puso como cronista y que este personaje “tiene una dilatadísima carrera en puestos relevantes y que el historiador Manuel García Parody demuestra “que salvó la vida a Enrique Poole Escat y al hijo del alcalde Sanchez Badajoz”.
En el caso de la avenida Conde de Vallellano, Moreno Calderón, aparte de las mejoras que realizó en la ciudad, ha informado de que en la Comisión de la Memoria Histórica del Ayuntamiento de Madrid, presidida por Francisca Sauquillo, “se decidió no quitar la calle al conde de Vallellano”.
Sobre la arteria dedicada a José Cruz Conde, el concejal popular ha señalado que ya se rotuló así en la década de los años 20 del pasado siglo, una década antes del inicio de la guerra civil y que en 1930 se sustituyó por el nombre de Málaga aunque se restituyó en 1939. Ha añadido que los historiadores coinciden en que “la modernización de Córdoba no se entiende sin José Cruz Conde”.
También está en cuestión la Cruz de los Caídos situada ante la Subdelegación del Gobierno. Sobre este elemento, Moreno Calderón ha expuesto el documento firmado en 2009 por el Gobierno de Rodríguez Zapatero en el que se reconoce la secretaria de la Comisión de Memoria Histórica, Angeles Alastrue, que esta cruz “carece de simbología” y “se debe conservar in situ”.
Por último, Juan Miguel Moreno ha señalado que en el caso de la calle dedicada a José María Pemán se propone el mismo criterio utilizado por el Ayuntamiento de Sevilla, que es renombrarla como escritor José María Pemán.