¿Entregarías a tu hija menor a su padre, si crees que así corre peligro?

71

“Todo está tergiversado y manipulado” así de tajante es la madre de la menor al responder a las acusaciones de su exmarido de impedirle ver a su hija y acusarla de “sustracción ilegal”

Ayer saltó a la prensa el lamento de un padre, vecino de Almodóvar del Río, que llevaba casi seis meses sin ver a su hija de cinco años. La pequeña se encuentra con su madre, María Pérez Cuenca, en Francia desde junio y su padre, Antonio Vidal Cruz, alias “Pepillo”, desde entonces no la ha visto. Hasta ahí todo cierto. A partir de ahí “se tergiversa el relato de los hechos de manera tan descabellada que voy a iniciar acciones judiciales al respecto” así de claro lo ha explicado la madre de esta niña de cinco años cuando a través de La Voz, decide “contar la verdad”.
El verdadero motivo del incumplimiento en la orden de entrega de la niña a su padre el 18 de julio, no es otro, según nos cuenta la madre, que “la existencia de una denuncia penal a un familiar directo del exmarido, C.C.U, por presuntos abusos a la niña y a él por presunta irresponsabilidad, puesto que los supuestos abusos sucedían mientras la menor pernoctaba con este familiar porque él la dejaba allí.” Así se lo comunicó además ese mismo día en un telegrama al padre, documento al que La Voz ha tenido acceso.

Telegrama enviado por la madre avisando al padre de que no entregará a la niña./Foto:LVC

“Cuando yo decidí irme a Francia, previamente solicité autorización judicial, fuimos al juzgado y llegamos a un acuerdo. Y por supuesto tuve que presentar mi contrato de alquiler de vivienda, mi contrato de trabajo y la guardería a la que iría la niña”. Toda esta información, nos aclara, consta en el procedimiento, por lo que es “absolutamente falso que no sepa dónde está su hija”. Además, “cada vez que él quiere llama y habla por teléfono con su hija. Aparte de esto, también compré otro móvil con Whatsapp y creé una cuenta de Skype para que él pudiera verla y hablar con ella cada vez que quisiera, y hasta hoy, la niña aún no ha recibido de su padre ninguna videollamada ni por Skype ni por Whatsapp ”.
Pero la cosa tiene aún más enjundia. Según explica María, Antonio fue denunciado por malos tratos y amenazas continuadas en junio de 2016 tras el divorcio, “un año antes de irme a Francia, habiéndose dictado sentencia absolutoria, si bien esta aún no es firme”.
Acumula además el padre otra denuncia por incumplimiento del pago de la pensión de alimentos que le impuso el juez, habiéndose incoado Diligencias Previas por estos hechos.
En estos momentos, la madre de la menor no está acusada de nada y además, deja claro que “no me opongo a que mi exmarido vea a su hija, pero con un mínimo de garantías, en aras a la protección de mi hija. Nunca hubiera hablado de nada de esto porque entiendo que es mi vida privada y sobre todo porque me duele mucho ver a mi hija envuelta en este tipo de cuestiones, pero no he tenido más remedio que hablar para contar la verdad”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here