Absuelven al inspector de la Junta, acusado de agresión


En la sentencia del Juzgado de Instrucción número 8 se absuelve a "José Adolfo García Roldán del Delito Leve de malos tratos de obra, por el que ha sido enjuiciado en este procedimiento"

A finales del pasado mes de octubre, la Red de Padres Solidarios de Enfermedades Raras denunciaba a un inspector de la delegación de Educación de la Junta de Andalucía por, supuestamente, agredir a uno de los padres. Un hecho que el Juzgado de Instrucción número 8 de Córdoba resolvía el pasado 3 de noviembre. Así, en la sentencia dictada por el tribunal se absuelve a “José Adolfo García Roldán del Delito Leve de malos tratos de obra, por el que ha sido enjuiciado en este procedimiento”.

Extracto de la sentencia absolutoria a José Adolfo García Roldán.

De tal manera que ha quedado probado que no agredió a David González en el incidente ocurrido el 25 de Octubre de 2017 en el Colegio Público Torre Malmuerta, ni mostró actitud agresiva, ni David González era padre de menor alguno escolarizado en el Colegio Público Torre Malmuerta, sino que era persona ajena a la comunidad educativa. Que el referido David González se negó a abandonar el centro educativo tras presentar en su registro un escrito y ser requerido para ello por el compareciente.
En virtud de lo que ha resuelto la sentencia judicial: ” Se considera, que no ha resultado acreditado en este procedimiento, que José Adolfo García Roldán haya maltratado de obra sin causarle lesión al denunciante, David González, pegándole un golpe en el estómago y posteriormente un empujón en el hombro, al ser las alegaciones de las partes, al respecto, contradictorias, pues mientras el denunciante ratifica su denuncia, el denunciado niega los hechos que se le imputan, reconociendo que el denunciante estuvo en el Centro Escolar Torre
Malmuerta el día de autos, pero negando rotundamente haberle puesto la mano encima, afirmando que no lo tocó físicamente en ningún momento, que en relación al denunciante su actuación se limitó a pedirle que se marchara del centro, una vez el mismo había presentado unos documentos en secretaría para su registro, al no formar parte de la comunidad educativa, cosa que no hizo, reiterándole su petición y como no se marchaba, le dijo al Secretario del Centro que llamase a la Policía, y no existir ningún otro medio de prueba, que permita atribuir más virtualidad probatoria a una u otra declaración”.
Ante éstas y otras consideraciones expuestas en la sentencia, el Juzgado dictaminaba que “las circunstancias expuestas hacen que la duda sea cierta y razonable, por lo que en aplicación del principio de presunción de inocencia, previsto en el art. 24 CE y del principio in dubio pro reo, procede la absolución del denunciado, por el delito leve de maltrato por el que ha sido enjuiciado en este procedimiento”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here