Las sombras en el cese de Rafaela Crespín


Las explicaciones dadas por la hasta ayer delegada del Gobierno de la Junta, Rafaela Crespín, para solicitar a la presidenta Susana Díaz su relevo en el cargo sólo duraron un fugaz instante. Ni en el seno del propio PSOE, por supuesto, ni en los corrillos políticos de la capital entendieron como razón última de este cambio que se debía a que quería contar con “dedicación especial, para hacer frente a los retos a que se enfrenta el partido en los próximos tiempos y en los que se abren varios procesos electorales de máxima importancia”, como dijo. Por esto, el día de ayer fue una jornada de silencio sobre este cambio en el que las únicas palabras fueron las del portavoz del Ejecutivo andaluz, Juan Carlos Blanco, quien asumió la tesis oficial y afirmó que no temía “ruido” por este hecho.

Rafaela Crespín, Antonio Ruiz y Dolores Amo.
Rafaela Crespín, Antonio Ruiz y Dolores Amo. /Foto. LVC

La estrella de Crespín comenzó a languidecer en el universo del PSOE andaluz en el congreso regional celebrado a finales de julio pasado, cuando fue apeada de la Ejecutiva del cargo de secretaria de Política Municipal a cambio de ingresar en el Comité Director como premio de consolación. En este relevo cobró fuerza la figura de María Jesús Serrano, exalcaldesa de Baena, exconsejera de Medio Ambiente y Fomento y, sobre todo, cercana a la figura de Juan Pablo Durán, quien a su vez forma parte del exclusivo círculo más cercano a Susana Díaz. Esto hizo que Serrano fuese una de las elegidas para formar parte de la gestora del PSOE federal tras la dimisión de Pedro Sánchez hasta su reelección.
Mientras tanto, Crespín veía oscurecerse su futuro. La primera oportunidad para reflotar su carrera política le vino con la convocatoria del Congreso Provincial de Córdoba. Cuando la lista oficialista encabezada, y posteriormente triunfadora, encabezada por Antonio Ruiz, bregaba con la irrupción en Córdoba de un núcleo sanchista encabezado por Teba Roldán, irrumpió en la escena Crespín anunciando una tercera lista en cuestión que en breve fue fagocitada por la de Ruiz. A cambio se aseguró, en principio, un número dos en el partido, sin contar con que en el transcurso de las tensas negociaciones del conclave celebrado el pasado 21 de octubre en Lucena ese puesto iba a pasar a ser un número tres, ya que el número dos estaba reservado, como vicesecretaria de Política Municipal para Dolores Amo, concejal de Montoro y delegada de Empleo y Protección Civil en la Diputación Provincial, y muy cercana a Ruiz.
Fuentes del PSOE cordobés apuntan a que ahora va a comenzar una etapa complicada para Crespín en la Ejecutiva Provincial. Por una parte ocupa un cargo de cierta ascendencia sobre la militancia y los cargos del partido, pero, por otra, carece del peso que da una representación institucional como es la Delegación del Gobierno de la Junta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here