Inmovilizado un bus con turistas taiwaneses al ir el conductor drogado


Los conductores detectados en estas circunstancias se enfrentan a una multa administrativa de 1.000 euros y a la retirada de seis puntos

La Guardia Civil del Subsector de Tráfico de Córdoba volvió a detectar, el pasado domingo día 5, a dos conductores profesionales con presencia de drogas en el organismo. En esta ocasión, una patrulla que se encontraba realizando un control de alcohol y drogas, en el km. 403 de la carretera A-4, dio el alto sobre las 18 horas a un autobús en el que viajaban 31 turistas taiwaneses. La prueba realizada a su conductor arrojó un resultado positivo en cocaína, por lo que dicho bus hubo de ser inmovilizado en Córdoba. Afortunadamente, en este caso, los pasajeros no sufrieron perjuicio ya que en el viaje programado tenían previsto pernoctar en esta capital y fueron dejados en su hotel. Además, a las 23:45 fue levantada la inmovilización ya que se personó otro conductor que se hizo cargo del autobús, y que sería el encargado de continuar viaje al día siguiente.

Autobús interceptado por la Guardia Civil. bus
Autobús interceptado por la Guardia Civil. /Foto. LVC

Durante la misma tarde, otra patrulla del Subsector se encontraba realizando un control a vehículos de transporte de mercancías, también en la autovía A-4. En este control, realizaron la prueba de drogas al conductor de un camión de gran tonelaje que circulaba desde Bailén a Sevilla, dando resultado positivo en TCH (principio activo del cannabis), por lo que también hubieron de inmovilizar el vehículo que conducía. En este caso, otro conductor de la misma empresa se trasladó desde Bailén para hacerse cargo de la conducción del camión y poder continuar con el transporte.
Los conductores denunciados del camión y del bus por estos hechos se enfrentan a una sanción administrativa de 1.000 euros y a la detracción de 6 puntos de su permiso de conducir, por circular con un vehículo teniendo presencia de drogas en el organismo.
La Guardia Civil quiere aprovechar estos hechos para recordar a los conductores la importancia de mantener la plenitud de las capacidades psicofísicas a la hora de conducir un vehículo a motor, dado que el tenerlas mermadas por el consumo de alcohol o drogas supone un aumento exponencial en la posibilidad de sufrir un accidente de circulación. Además, en los casos expuestos, debido a los tipos de vehículos en cuestión (autobús con pasajeros y camión de gran tonelaje), la ocurrencia de un siniestro vial tendría consecuencias especialmente graves.