Vidas destrozadas por la carretera


Los últimos accidentes de tráfico en Córdoba y provincia dejan en evidencia el drama de numerosas familias cordobesas

carretera
Bomberos actuando sobre el incendio provocado por uno de los vehículos siniestrados./Foto: LVC

La Rambla, Montilla, Aguilar, Puente Genil, Córdoba, Écija, Espejo y Luque han albergado puntos negros en sus carreteras. Accidentes que se han saldado con un elevado número de víctimas mortales y familias destrozadas como las de Marta, Jesús, Rafael Carlos, Airam y Francisco Jesús, entre otras.
Y es que, si el accidente en la A-4 -a la altura del término municipal de Écija- dejaba un terrible comienzo de noviembre con tres muertos. Dos días más tarde, otra carretera en el término municipal de Luque era el escenario de un nuevo siniestro, en el que fallecía un hombre de 53 años. Si bien, desgraciadamente, la crónica de 2017 está siendo especialmente luctuosa.
El punto negro de Córdoba
tragedia julio
Accidente mortal en la salida del Arcángel en la A-4.

La Guardia Civil detenía, el pasado mes de julio, al conductor del camión involucrado en el terrible accidente de la A-4 (en la salida del Arcángel). El suceso dejaba una víctima mortal, el hombre de 61 años que conducía el turismo que sufrió el “acordeón” entre los dos vehículos pesados. Como es preceptivo, los agentes de la Guardia Civil, al frente de la investigación han sometido a las pruebas de drogas y alcohol a los conductores de ambos camiones, habiendo arrojado el conductor del camión que alcanzó al turismo una tasa positiva en alcoholemia de 0,36 mg/l, lo que supone más del doble de lo permitido para conductores profesionales (0,15 mg/l).
La tragedia de Aguilar
Dos fallecidos y dos heridos era el saldo del aparatoso accidente que tenía lugar el pasado 10 de julio. El mismo se producía por la colisión entre un turismo y un camión ocurrida en el kilómetro 3 de la A-304, en la salida de Aguilar de la Frontera, en sentido Puente Genil. Mientras que, un día más tarde, el acceso a la Autovía del Sur era el enclave en que un grave accidente entre dos camiones y un turismo se saldaba con un fallecido y una persona herida. Se trataba de la tercera víctima mortal, en apenas dos días en que la tragedia se cernía sobre las carreteras cordobesas.
“Iba a matar y a matarse, se estaba riendo”
A finales del pasado mes de junio tenía lugar uno de los “accidentes” más terribles e inexplicables. El mismo se produjo en la autovía A-45, a su paso por el término de la localidad cordobesa de La Rambla. Antes de que los servicios de emergencias llegaran al lugar del siniestro, un testigo del mismo, Alejandro Domingo, comenzaba a auxiliar a los heridos. En declaraciones concedidas a la Cadena Ser, Domingo ofrecía un testimonio de gran crudeza. Éste circulaba por la A-45 cuando ocurrió el siniestro, a escasa distancia del mismo, y no ha dudado en señalar que el conductor que lo provocó “iba a lo que iba, iba a matar. A matarse y a matar directamente”. Y cree estar en lo cierto “porque hablé con el tío del fallecido y lo único que decía era que él cuando logró esquivarlo lo miró y tenía cara de sorpresa y se estaba riendo. O sea, que ese asesino iba a lo que iba”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here