La cocaína, principal enemigo de los camioneros


El positivo en la prueba de drogas conlleva también que las empresas de transportes tengan que desplazar a otro conductor para hacerse cargo de la conducción del vehículo

Camión interceptado por la Guardia Civil. droga
Camión interceptado por la Guardia Civil. /Foto. LVC

La Guardia Civil del Subsector de Tráfico de Córdoba venía detectando en los últimos meses a conductores profesionales de vehículos de transporte de mercancías y viajeros que arrojaban resultado positivo en las pruebas de consumo de droga. Así el pasado mes de julio, se interceptó a un conductor que dio positivo en cocaína y opiáceos tras realizar una conducción negligente. Ese mismo mes, otro conductor de un camión de gran tonelaje fue detenido al dar positivo en alcoholemia tras ocasionar un accidente en el que falleció una persona. En el mes de agosto, el conductor de un autobús que llevaba a numerosas personas para pasar un día en la playa dio positivo en THC. A principios del mes de septiembre, en tan sólo 24 horas y en distintos controles de transportes, se detectaron a tres conductores de vehículos pesados que arrojaron positivo en las pruebas de drogas.
Ante todo ello, y teniendo en cuenta el riesgo que supone la conducción de un vehículo pesado con las facultades mermadas por estas sustancias, la Guardia Civil del Subsector de Tráfico de Córdoba ha diseñado un plan de control de alcohol y drogas, dirigido exclusivamente a conductores profesionales de vehículos de transporte. En dicho plan se han realizado 39 pruebas de alcohol y drogas, arrojando resultado negativo todas las pruebas de alcoholemia. Sin embargo, tres conductores han dado positivo en las pruebas de droga, todos ellos en cocaína. De ellos, dos eran conductores de vehículos de gran tonelaje.
Los conductores denunciados por estos hechos se enfrentan a una sanción administrativa de 1.000 euros y a la detracción de 6 puntos de su permiso de conducir, por circular con un vehículo teniendo presencia de drogas en el organismo. Asimismo, en este tipo de infracción, el vehículo es inmovilizado hasta que otra persona se hace cargo de su conducción o hasta que el mismo conductor, tras esperar varias horas, arroje resultado negativo en la prueba. Por ello, en la mayoría de las ocasiones, la empresa transportista envía a otro conductor que se hace cargo de continuar el transporte.
Desde el Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Córdoba, se quiere recordar la importancia de mantener la plenitud de las capacidades psicofísicas a la hora de conducir un vehículo a motor, y que su merma supone un gran aumento en la posibilidad de sufrir un siniestro vial, posibilidad y riesgo potencial que se ven aumentados de forma exponencial cuando el vehículo en cuestión es de gran tonelaje.