El colegio Torre Malmuerta rectifica y atiende al menor enfermo


Los padres del niño trasladan a la Fiscalía unos informes en los que explican que el uso de la silla de ruedas "agravaría su calidad de vida". Esta era la opción que contemplaba el centro

El colegio público Torre Malmuerta rectifica su postura con el menor que padece Síndrome de Duchenne, tras las sucesivas denuncias por parte de los padres del niño, según confirman fuentes cercanas. Los monitores del centro han atendido, durante la mañana de hoy, las necesidades del menor “sin negarle su derecho de tener una persona responsable en el colegio”, destaca su madre. Los monitores afirman que acompañarán de manera permanente al menor hasta las aulas y el recreo, pese a las negativas dadas durante la semana por parte de la dirección del centro.
Y es que, este colegio contemplaba como opción, según afirman sus padres, la incorporación de una silla de ruedas en la vida del menor para ir a la escuela, ya que los monitores se negaban a asistirlo, acogiéndose al Informe de Prevención de Riesgos Laborales. Por ello, los padres han presentado varios informes a la Fiscalía, en los que se justifica que el empleo de la sillita de ruedas empeoraría su distrofia muscular.

Informe de un profesional presentado a la Fiscalía.
Informe de un profesional presentado a la Fiscalía.

Los padres del niño han trasladado la documentación vigente y las denuncias llevadas a cabo en el Juzgado a la Fiscalía para que tengan conocimiento del caso, ya que se trata de un menor que “puede quedar sin escolarizar si el centro vuelve a negarse a atenderlo”, afirma su madre. Los documentos, firmados por Jesús Fernández Adarve y Gabriel Criado Benítez, dos profesionales de la Fisioterapia, indican que la silla de ruedas “ha de ser el último recurso”, ya que “agravaría su calidad de vida”. Uno de los fisioterapeutas argumenta que las personas con este síndrome “encuentran dificultades para practicar actividades físicas, debido a la debilidad muscular existente”. Por ello, “es recomendable” que el niño “alargue su tiempo de deambulación”. Para ello, el menor necesita la ayuda de un adulto que “le ayude a desplazarse al caminar”, concluye el fisioterapeuta en uno de los informes.
Informe de un profesional presentado a la Fiscalía.
Informe de un profesional presentado a la Fiscalía.