La dura acusación de CCOO a la Junta de Andalucía


El sindicato exige a Salud que apueste decididamente por el modelo de Atención Primaria, ya que la comunidad es la segunda que más recorta en Sanidad de España

Exterior del Hospital Reina Sofía. serratia menor CCOO
Exterior del Hospital Reina Sofía. /Foto: LVC

El Sindicato Provincial de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Córdoba exige a la Consejería de Salud que apueste decididamente por el modelo de salud de Atención Primaria porque “difícilmente se cumplirán los objetivos previstos sino hay una modificación sustancial presupuestaria que avale esta intención”, ha señalado el secretario General del mencionado sindicato, José Damas.
Un estudio de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Andalucía sobre la financiación de la sanidad andaluza apunta que en Andalucía se han eliminado 4.357 puestos de trabajo en el periodo 2010-2017, lo que la sitúa como la segunda comunidad autónoma tras Cataluña que más ha recortado su presupuesto sanitario, en torno a los 6.701 millones de euros acumulados. De hecho, según el mencionado informe, el capítulo I (gastos de personal) tiene el segundo peso relativo más bajo en relación con el presupuesto global sanitario, demostrándose así su repercusión relevante sobre el gasto en personal.
Los recortes que ha sufrido la sanidad en general, y en Córdoba en particular, han derivado en una disminución del grado de satisfacción de los usuarios y en un aumento en los índices de preocupación de la salud de la ciudadanía de Córdoba. Tan es así que, “después del paro, es el motivo de mayor preocupación de los cordobeses”, dice Damas.
La Atención Primaria no es ajena a esta realidad, debido en parte al protagonismo del ‘hospitalocentrismo’, y “la prueba más clara es la utilización de las urgencias como primer recurso sanitario cuando debería ser Atención Primaria quien de esta respuesta”, indica el responsable sindical quien remarca que “esto permitiría disminuir sustancialmente la saturación de las Urgencias hospitalarias”.

La salud pública en Andalucía, en jaque

Marina Álvarez.
Marina Álvarez, exgerente del Reina Sofía y ahora Consejera de Salud con Susana Díaz./Foto: LVC

CCOO recuerda que estudios recientes han demostrado que la inversión en Atención Primaria conlleva un importante ahorro en el gasto sanitario, favorece una menor morbilidad, siendo responsable de una mejor calidad y esperanza de vida. Por ello, el sindicato está a favor de una ambiciosa integración coordinada y global del modelo de Atención Primaria, como se concibió en la conferencia internacional de Alma Ata de 1978, mejorando la Atención Primaria de alta resolución, las técnicas terapéuticas, la innovación, la investigación, la formación continuada, la participación de los profesionales, la acreditación profesional, la contratación digna de profesionales, los programas de salud y el aumento de la plantilla de todos los profesionales que hacen posible este modelo asistencial.
El secretario de Acción Sindical del Sindicato Provincial de Sanidad de CCOO de Córdoba, Eduardo Almeda, manifiesta que “en nuestra provincia son desgraciadamente conocidos los retrasos en la citas en las consultas de Atención Primaria, causados fundamentalmente por la falta de sustitutos, el aumento de la presión asistencial, atendiendo los cupos de pacientes de otros compañeros”. Además, “esta sin resolver el problema de espacio del centro de Salud de Huerta la Reina, seguimos pagando el alquiler de Colón, cuando en centro de Avd. de América está cerrado, y las Urgencias de Palma del Rio están masificadas y hacinados los pacientes, en Baena están cerrados los quirófanos de cirugía menor y el centro de salud de Villanueva de Córdoba está en pésimas condiciones, habiendo estimado favorablemente la denuncia de los trabajadores en la Inspección de Trabajo”, pone como ejemplo el representante sindical.
“La salud pública en Andalucía está a en jaque y la reina es, sin lugar a dudas, el modelo de Atención Primaria que defiende CCOO, que garantiza la cobertura sanitaria sin ningún tipo de prejuicio social ni económico, aporta la capacidad de asistir a las poblaciones más desfavorecidas, y a las dispersas geográficamente. De lo contrario, la salud dejará de ser un derecho y se convertirá en servicio rentable, que marginaría a los más humildes y desamparados”, apostilla Almeda.