"Tener ocho patios de otoño en Córdoba es todo un sueño"


El primer premio de "los Óscar de las Flores" ganará 60.000 euros

Córdoba invita desde el próximo viernes y hasta el 29 de octubre a descubrir ochos fascinantes espacios convertidos en instalaciones florales inspiradas todas en un sólo concepto, que puede interpretarse de infinitas maneras por los artistas contemporáneos; “el paraíso”.

El Festival Internacional de las Flores de Córdoba ha logrado reunir, así, a los mejores artistas florales del mundo que transformarán ocho patios institucionales ubicados en edificios representativos de la ciudad, cedidos por el Ayuntamiento de Córdoba.
Desde la organización explican que esta iniciativa nace con la intención de consolidarla en Córdoba. La idea parte de ZIZAI Hotels, una empresa china propiedad del empresario Jianping Fu. Se trata de un enamorado de Córdoba y en especial de sus patios, que ha decidido convertir su firma en patrocinadora de este original evento para crear lo que él mismo ha denominado “los premios ‘Óscar’ de las flores”, al premiar instalaciones temporales elaboradas por floristas y paisajistas reconocidos internacionalmente.

El certamen cuenta con tres importantes premios que otorgará un jurado internacional compuesto por personalidades del arte floral y el arte contemporáneo. El ganador se hará con un premio de 60.000 euros, el segundo finalista obtendrá 40.000 euros y el tercero 20.000.
Los 8 espacios que mostrarán -con entrada gratuita- estas creaciones naturales en los próximos días son: Palacio de Orive, Fundación Antonio Gala, Vimcorsa, Museo Arqueológico, Posada del Potro, Sede Delegación de Turismo, Museo Taurino Córdoba y Archivo Municipal.

El director artístico del festival, Emilio Ruiz Mateo, ha explicado a La Voz que es la primera vez que se realiza este tipo de festival en España. “Son instalaciones artísticas muy costosas en las que se une el patrimonio histórico con el arte contemporáneo reinterpretando los espacios con flores y plantas naturales y algunos elementos como acero y poliespan”. “Tener estas ocho instalaciones florales que son patios de otoño en Córdoba es todo un sueño”, ha añadido Emilio.
Los artistas al venir de distintos países (China, EE.UU., Inglaterra, Francia, Bélgica, España, Australia y México) no van a seguir una línea floral. Algunos van a utilizar más de 50 variedades de plantas para su espacio, otros van a apostar por unas mezclas imposibles como el olivo y las orquídeas , incluso, va a ver quien se decante por una sola planta. Este es el caso de Wona Bae y Charlie Lawler, una pareja de artistas empeñados en poner en valor la naturaleza. “Hemos elegido el patio interior del Palacio de Orive para lograr evocar un paraíso en el que las esparragueras andaluzas conquisten al público”, afirma Charlie, que posee junto a Wona un estudio de diseño botánico en un antiguo almacén de Melbourne.
Por su parte, la madrileña Isabel Marías que dirige LOEWE Flores, ha apostado por recrear un paraíso “de otro planeta”, en el que los colores huyan del verde natural y se centren en los tonos berengenas, grises y rosas utilizando multitud de plantas diferentes sobre una estructura de poliespan ubicada en el patio interior del Museo Taurino. “No busco competir, sólo disfrutar con mi creación y que el público también pueda hacerlo, además de poder conocer Córdoba que es belleza pura”, ha afirmado la artista.

Una de las creaciones más vinculadas al sentir del propio espacio escogido, es la de los americanos Natasha Lisitsa y Daniel Schultz, ambos de San Francisco (EE.UU.). Esta pareja está encantada con poder trabajar en el patio de de la Posada del Potro donde se ubica el Centro Flamenco Fosforito. Su diseño se centra en una bailaora con bata de cola repleta de rosas, un claro guiño al mundo del flamenco. “Cuando bailaora y bata de cola se convierten en una, se funden en una catarsis de espíritu y movimiento: ¿qúe es esto, si no el paraíso?”, ha planteado este matrimonio de artistas coloristas, alegres y con tendencia a lo espectacular.
Desde la organización del festival esperan generar entre los cordobeses y turistas “sorpresa y aceptación”. “Estamos ante el contrapunto a los patios de mayo, pues los patios de otoño son más monumentales y muestran un arte floral desconocido para muchos; sin duda, es algo que suma al atractivo de Córdoba”, han señalado.
 
 
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here