No pasan los años por 'Dirty Dancing'


La magia de 'Dirty Dancing' sigue viva y "da el salto" de la gran pantalla al escenario. El icono del séptimo arte "intenta ser absolutamente fiel" a la película.

La magia de Dirty Dancing sigue viva y “da el salto” de la gran pantalla al escenario. El icono del séptimo arte en los años 80, ganadora de un Óscar y 4 Globos de Oro gracias a su banda sonora y a la interpetación de Patrick Swayze (Johnny Castle) y Jennifer Grey (Baby), intenta ser “absolutamente fiel” a la película. Eva Conde, que encarna a Baby, la protagonista, asegura que todo el equipo “nos hemos esforzado en llevar al teatro la esencia del cine”. El musical es una adaptación que “cuenta con todas las escenas y números de la entrega, con el matiz de incorporar un par de escenas añadidas al musical porque la escritora quería contextualizar un poco más la la historia y el discurso de Martin Luther King”, explica Christian Sánchez, el actor que da vida a Johnny Castle. 

El público volverá a “recrearse” y a”sentirse atrapado” con la obra de teatro. Y es que, el perfil de los espectadores no ha cambiado. Christian asegura que se trata de un espectáculo “para vivir en familia”, ya que “ha pasado de generación en generación” y los espectadores “continúan identificándose con momentos de la trama que son trasversales a la vida real”, como el tema del aborto y el racismo. Los protagonistas desvelan que, Eleonor Bergstein, guionista de la película y la obra de teatro, deseaba “cuidar cada detalle” del musical.  De hecho, “prestó mucha atención al vestuario y a la escenorafía para favorecer a la caracterización de los personajes”, ya que “ella quería que el público visualizase el paso del tiempo narrativo para que los espectadores se adentren aún más en la historia”, subraya Christian. En concreto, la escenografía cuenta con 13 cambios completos “con un tiempo estimado de cambio de 8 segundos”, afirma Conde.

Conde hace hincapié en que el elenco ha aportado sus vivencias y vagajes profesionales para “enriquecer” a sus personajes. No obstante, “todos los personajes nos invitan a redescubrir partes de nosotros que desconocíamos en todos los sentidos”, destaca Christian. Por su parte, Eva  reconoce que “la mayor dificultad” que encuentra en su personaje es que Baby “no sabe bailar y yo soy bailarina”, así que la madrileña afirma que “fue un reto remontarse a mis comienzos en el baile, volver atrás para intentar aprender de nuevo”.

Por otro lado, Christian resalta que “tiene más cosas en común con Johnny que diferencias”, ya que “él ha sobrevivido ante distintas adversidades como ha podido, al igual que yo”, confiesa. Por ello, “creo que hay una parte sensible de inseguridades y de miedos que he podido aportarle al personaje”, subraya el catalán. Sin embargo, Johnny “no cree en los sueños” pero “yo intento trasladar mi energía positiva a los compañeros creando un ambiente afable”, concluye el protagonista masculino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here