Críticas de vecinos a la política "verde" municipal


Consideran desde la Plataforma por Córdoba que las palabras de Pernichi "son un engañabobos" y que no ha creado ni una sola isla de frescor en lo que lleva de mandato

Miembros de la Plataforma por Córdoba han enviado un duro comunicado sobre la política de zonas verdes que esta llevando a cabo la responsable de Infraestructuras Amparo Pernichi.
Según explican en èl, “con un retraso de más de dos años desde que se terminase la reurbanización de la Avda. de la Cañada Real Mestas se ha planificado un ajardinamiento inadecuado para una de las principales entradas a Córdoba”.

IMG 6146
Imagen de los árboles plantados en la Cañada Real Mestas./Foto:LVC

Inadecuado explican “porque se han plantado en un espacio abiertamente soleado yucas y palmeras datileras cuya sombra es exigua y su función de pantalla sonora frente al intenso tráfico rodado es nula” .
A mayor abundamiento, añaden “la línea de  potenciales árboles de sombra -tipuanas- se han plantado a tan sólo un metro del acerado, por lo que cuando pasen unos años el acerado  estará levantado por la presión del crecimiento del tronco y las raíces y por ese motivo, para cuando estén crecidos se oirán las voces a favor de su tala, lo mismo que sucede ahora con malas planificaciones de antaño”.
Para los miembros de este Plataforma “la concejal Pernichi habla de plantar islas de frescor y en lo que lleva de mandato no ha planificado ni una y prosigue con una nefasta planificación arbórea, génesis de futuros problemas de mantenimiento”.
La Avenida Cañada Real Mestas, a la que se refieren en concreto en el comunicado “era un espacio idóneo para crear un oasis de frescor plantando la línea de tipuanas (potencial grandísimo porte) en el centro y con los ejemplares bien espaciados para posibilitar el debido desarrollo del ramaje. A esa línea central se le debería haber sumado dos líneas perimetrales a trésbolillo  de árboles de potencial mediana altura  y muy amplia copa (como moreras híbridas sin fruto) de manera que la conjugación de copas a distinta altura crease un acolchamiento frente al soleamiento y guardase el frescor del espacio verde”.
Para rematarlo, prosiguen “el tapiz será una devoradora  pradera de césped, que sumará más metros cuadrados de semanal siega, a la desbordada plantilla municipal y que servirá para el enriquecimiento de las grandes empresas adjudicatarias de mantenimiento privadas. Cuando para estos medianos espacios ajardinados el tapiz debería haber sido una alfombra de siemprefloridas y xerófilas lantanas, que sólo requiere de una poda anual, como puede observarse en la bella Glorieta de Amadora o una base de pittosporum, si se hubiese optado por un jardín de tupida sombra”.
Así, concluyen “la concejal de Infraestructuras verbaliza unos discursos mediáticos de efímera sensibilidad medioambiental y sostenibilidad  laboral pública, que son un engañabobos, que no tienen plasmación real, en lo descrito”.