Lavado de cara a las urgencias del Reina Sofía


La gran sala única, se ha dividido en cuatro con mamparas y se crea una nueva figura, la de coordinadora de sala, que ofrece información periódica a familiares y pacientes durante las distintas fases

 
El Hospital Universitario Reina Sofía ha reordenado recientemente la atención de pacientes en la sala de espera de urgencias, un cambio que ha sido satisfactoriamente aceptado por usuarios y profesionales, ya que permite priorizar y controlar la espera de los pacientes durante todo el proceso de atención en este área asistencial, en el que pasan por distintas fases.
El director de la Unidad de Gestión Clínica de Urgencias de Adultos, Luis Jiménez, que explica los detalles de esta mejora, apunta que “se ha sectorizado la sala de espera del circuito de polivalentes y se ha divido en cuatro zonas separadas por mamparas. Esto permite a los profesionales sanitario controlar la situación de los pacientes en cada una de las fases del proceso y mejorar ostensiblemente su grado de intimidad y confort. Estas mejoras repercuten de manera positiva en la percepción de la atención que reciben los usuarios”.
En este sentido, el especialista añade que “desde el control podemos ver al instante  cuántos pacientes se encuentran en cada fase del proceso”. Además, la creación de la figura de coordinadora de sala completa esta nueva prestación, cuyas funciones principales son informar periódicamente y a demanda a familiares y pacientes de su estado y de la fase del proceso en que se encuentran. Esta profesional se ubica en un espacio central habilitado a modo de control, tiene acceso a la historia del enfermo y su posición estratégica le permite controlar en cada momento la situación de la sala.

urgencias
Imagen de archivos de colapso en urgencias del Reina Sofía

Separación en cuatro zonas
Concretamente, explica el doctor Jiménez, que también es director del Plan Andaluz de Urgencias y Emergencias de Andalucía, la sala de espera de pacientes del circuito referido, “se estructura desde hace unas semanas en tres espacios. En el primero, la llamada zona P, están los pacientes ya clasificados y pendientes de ser atendidos por un médico”.
En el segundo (zona E), se ubican los pacientes que ya han sido atendidos y se encuentran pendientes de evolución (pruebas complementarias, interconsulta, valoración de respuesta al tratamiento instaurado), diferenciando los que precisan silla de ruedas, de los que necesitan camilla durante la atención de su proceso urgente.
Finalmente, en la zona R, espacio situado al final de la sala, están los pacientes a quienes ya se les ha completado su asistencia urgente y están pendientes de ingresar (observación o planta) o de irse de alta a su domicilio en ambulancia.
Esta nueva reordenación de la sala de espera de urgencias es una de las medidas que se han puesto en marcha tras la constitución del grupo de mejora del Proceso de Atención en la Unidad de Gestión Clínica de Urgencias, integrado por profesionales de todos los estamentos y del equipo de gobernanza de la unidad, que ha tenido en cuenta la opinión de los usuarios expresada en los buzones de sugerencias del hospital.
El periodo de espera del paciente mientras es atendido en urgencias puede influir en su estado de ánimo y en la percepción de la duración de esta atención sanitaria. El aumento de la frecuentación en los servicios de urgencias hospitalarios en los últimos años, con una mayor complejidad en los procesos y una población cada vez más envejecida, se ha convertido en objeto de permanente preocupación para la comunidad sanitaria y, en general, para la población.
Reformas
Las Urgencias del Hospital Reina Sofía han sido objeto de diversas reformas desde su entrada en funcionamiento que han permitido dar respuesta a las demandas sanitarias de la población. Este servicio destaca por su calidad asistencial en el contexto andaluz, de hecho ha sido tomado en repetidas ocasiones como modelo de buen funcionamiento en Andalucía y en el resto de España.
En la actualidad, el servicio de urgencias cuenta con 3.500 m2 en los que se reparten 29 consultas (15 de atención polivalente, 4 de atención básica, 3 para el circuito traumatológico, 5 para críticos y 2 para la clasificación de enfermos). Además, el área de Observación cuenta con un total de 51 puestos (31 camas y 20 sillones). La plantilla de profesionales de esta unidad de gestión clínica está integrada por 55 médicos, 160 profesionales de enfermería, 50 celadores y una administrativa.
 
 
 
 
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here