La basura se adueña de la bajada de las Ermitas


La zona más baja, en el entorno de la Finca del Patriarca cuyo cuidado y mantenimiento depende del Ayuntamiento y que se pretendía convertir en un Parque Periurbano, se asemeja hoy más a un vertedero

La Sierra de Córdoba es una parte fundamental de nuestra ciudad, nuestro pulmón, nuestro orgullo y el jardín de muchos cordobeses que pasean a diario o fines de semana por ella. Pues bien, da pena ver la suciedad que se ha adueñado del entorno de la finca de El Patriarca que cada día más se asemeja a un vertedero ante la pasividad del Ayuntamiento que nada hace para subsanar esta situación. Para esta finca, sobre la mesa hay un proyecto para convertirla en un parque periurbano, muchas veces presentado y anunciado pero nunca ni siquiera iniciado. Lo que está claro es que El Patriarca es un espacio municipal, pertenece a todos los cordobeses, y ahora, tras concluir la expropiación en marzo de 2016, la responsabilidad de su mantenimiento recae en la administración local.

Delimitación de la Finca de El Patriarca./Foto:LVC

“Esto plantea retos importantes porque hablamos de una superficie de algo más de 50 hectáreas y ahora mismo la gente entra a través de unos antiguos caminos con sus coches y accede casi a cualquier sitio del bosque de El Patriarca para hacer los peroles”, explican el profesor de Ecología de la UCO Diego Jordano y de Aida Casillas, en un informe sobre los valores ecológicos y paisajísticos de la Finca de El Patriarca, “la diferencia está en que algunas personas recogen todo y depositan los residuos en contenedores mientras que otras no lo hacen. A veces incluso te encuentras enseres viejos de todo tipo que abandonan allí. La entrada de coches de manera indiscriminada tiene otra repercusión: uno de los momentos de más afluencia es la primavera, la época de reproducción de la mayoría de los animales, lo que implica molestias a los pájaros que están nidificando y afecta también a la vegetación. Hemos llegado a encontrar encinas cortadas para obtener combustible para el fuego”.
Éste es un uso, el de los peroles, que habría que ordenar. Algo importante sería limitar el acceso: no es recomendable que sea indiscriminado, como hasta ahora, con vehículos a motor dentro del bosque. Por ejemplo Los Villares es muchísimo mayor y tiene unas bolsas de aparcamiento grandes, infraestructuras preparadas y un área recreativa, con lo cual las partes más valiosas de ese espacio no sufren tanto impacto. En El Patriarca sería deseable llegar a un punto parecido: facilitar el acceso hasta unas bolsas de aparcamiento que estuvieran cerca de la parte sur del bosque pero no permitir que entrasen con los coches más allá”.

El Patriarca es un espacio muy singular porque conserva unos valores naturales y ecológicos enormes estando muy cerca de Córdoba. Hay poco más de cuatro kilómetros desde las Tendillas. Es muy interesante porque por el norte conecta directamente con la sierra, con la ladera de las ermitas. Una idea a desarrollar sería incluirlo en el entramado de parques de los que ya dispone la ciudad y de los que se va a dotar en el futuro. Hacia el este está la Asomadilla y luego hay varios cinturones verdes que van a permitir una conexión, lo que es muy importante desde el punto de vista de la biodiversidad de la ciudad, que es notable y gracias a los parques se ha incrementado mucho. El que haya una conectividad entre los distintos parques puede mejorar los valores de biodiversidad.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here