La polémica llega a Mercacódoba


El mecanismo por el que el Ayuntamiento quiere renovar la encomienda de gestión por la que la sociedad mixta Mercacórdoba se hace cargo de la gestión de los mercados municipales no está bien visto desde la Intervención General de Fondos. En un informe detalla los puntos que contraviene la legislación vigente, por lo que estos reparos han sido levantados en este mes de agosto con la firma de Pedro García como alcalde accidental, cuando esta empresa mayorista de mercados es una de las parcelas de gobierno del PSOE.

Mercado municipal. mercados
Mercado municipal. /Foto: LVC

Son varios los puntos sobre los que la Intervención General de Fondos aplica reparos. Uno de ellos es el referente a la revisión anual de precios de la encomienda de gestión. El sistema establecido es el mismo que se viene aplicando desde 2013 y consiste en la revisión anual conforme a la variación del IPC del año anterior, lo que hizo que en 2016 la revisión fuera de cero euros y que desde 2013 haya disminuido la cantidad gastada frente a la presupuestada para este fin. El informe técnico emitido por la Delegación de Mercados para levantar este reparo propone que la revisión se circunscriba a los servicios de limpieza y control de funcionamiento, así como sobre los servicios de administración y asistencia técnica, y no sobre el plan de mantenimiento ni sobre la asistencia técnica comercial.
Otro punto de fricción es el referente a la encomienda de gestión en sí. La Intervención General de Fondos cuestiona este figura y propone que se sustituya por alguna de las contempladas en la vigente Ley de Contratos del Sector Público. Para levantar el reparo se ha demostrado que la fórmula mantenida desde 2013 cumple con la normativa vigente.
Un aspecto curioso es el que hace referencia a la excepcionalidad de la encomienda de gestión; es decir, su uso para una circunstancia excepcional. En este punto se reconoce que así es, como argumenta la Intervención en base a un informe del Tribunal de Cuentas, pero se contraargumenta, por una parte, en la propia peculiaridad del pequeño comerciante, del placero, y de las limitaciones de su negocio para ampliar sus responsabilidades. Además, se añaden las propias limitaciones de personal con que cuenta el Ayuntamiento y que han llevado a que a día de hoy haya desaparecido la plantilla propia de la Delegación de Mercados, que estaba formada por dos auxiliares administrativos, un oficial de primera y su relevista, así como por un técnico de Administración General del Estado y ahora está “completamente despoblada de efectivos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here