En la velá, de todo menos Fuensanta


El programa del Consejo de la Juventud de Córdoba excluye todos los actos de carácter religioso de la celebración

Pocito de la Fuensanta. (Cabildo)
Pocito de la Fuensanta. /Foto: LVC

Un homenaje a los refugiados del Sahara, el pregón civil con la participación de la plataforma Stop Deshaucios y un homenaje a la cultura cubana conforman las tres jornadas de actos (del 7 al 9 de septiembre), que organiza el Consejo de la Juventud de Córdoba para celebrar la Velá de Nuestra Señora de la Fuensanta. Unas actividades en las que vuelve a llamar la atención que se excluyan totalmente las celebraciones religiosas.
No se trata de una novedad, ya que desde el ascenso al poder del cogobierno ésta ha sido una práctica habitual. Este año van a más, si cabe, ya que se evita hacer cualquier tipo de mención a la Virgen que, a su vez, no podemos olvidar, es Copatrona de Córdoba y da nombre al barrio donde se llevan a cabo los festejos. En este caso, el programa de actos del Consejo de la Juventud cuenta con la colaboración del Consistorio, la Casa de la Juventud y Sadeco.
IMG 5608
Enfoque que desde la casa de la Juventud le quieren dar a la Fuensanta./Foto:LVC

Cabe recordar que el Consejo de Distrito Sureste decidió hace unos meses no organizar los actos lúdicos de la Velá de la Fuensanta (los religiosos han venido quedando excluidos sistemáticamente, por parte del gobierno municipal que capitanean Isabel Ambrosio y Pedro García). En una comunicación remitida por el Consejo, éste aseguraba que “para hacer la Velá de las asociaciones, donde éstas se sientan reflejadas y convertir ese evento en el espacio donde todas ellas participen en igualdad y con los medios precisos, es importante disponer de los recursos necesarios”. Asimismo, el colectivo catalogaba de exitosas -a nivel participativo- las dos ediciones que han organizado, e insistía en que para reeditar esa conquista “es imprescindible disponer de una financiación mínima a la que el Ayuntamiento no ha logrado dar cobertura”.
Otro de los aspectos que el Consejo de Distrito pone de relieve radica en que, con su decisión, no buscaban un enfrentamiento, ni emprender una batalla contra el Ayuntamiento. Y recordaba que “ser personas voluntarias, nos obliga a dosificar las energías para las actividades en las que nos embarcamos”.