El valor arquitectónico del pub La Torre


El edificio, obra de Azorín Izquierdo, carece de protección oficial, aunque se encuentra incluido en el catálogo de bienes inmuebles, que está sin aprobar

El chalet situado en el número 81 de la avenida del Brillante saltó a la actualidad en junio cuando se supo que la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) paralizaba la licencia solicitada para establecer en esta parcela un local de comida rápida. El expediente quedó sobre la mesa porque se querían conocer las opiniones al respecto tanto de los solicitantes como de los vecinos del entorno, que rechazan tanto la posible demolición del inmueble como las molestias que ocasionaría un negocio abierto las 24 horas del día. En defensa del chalet se utilizaron argumentos como su valor arquitectónico, así como su autoría, a cargo de Francisco Azorín Izquierda. En contra del mismo figura que el edificio no está protegido, ya que figura en el catálogo de bienes inmuebles de la ciudad, pero este documento no está aprobado aún.
Antiguo pub La Torre, obra de Azorín Izquierdo.
Antiguo pub La Torre, obra de Azorín Izquierdo. /Foto. LVC

Esta casa, construida en 1926 para Julio Periáñez Alonso, fue proyectada por el notable arquitecto Francisco Azorín Izquierdo, un amigo personal de Pablo Iglesias, que fue concejal del Ayuntamiento cordobés en dos mandatos, una de ellas en la II República y también fue diputado en Cortes. Acabó exiliado en México, donde murió en 1975, pudiéndose señalar como uno de los exponentes más distinguido del PSOE cordobés.
Azorín Izquierdo destacó por incidir en la legislación escolar, patrocinando nuevas visiones sobre el espacio arquitectónico de los centros docentes, ejemplificándolas en el Colegio Colón, entre otros. Aunque algunas estén desaparecidas, existen todavía en pie varias de sus obras. La casa Periáñez está resuelta en un tardío modernismo tintado de datos regionalistas. Esta interesante obra tenía prevista su conservación en el Catálogo Municipal, aún no aprobado por la GMU desde 2014 por motivos injustificados. Por si fuera poco, la Dirección General de Bienes Culturales de la Junta de Andalucía no la tiene referenciada en sus catálogos, por lo que su desaparición no supone ninguna ilegalidad.
La figura de Azorín Izquierdo tiene peso específico propio en el panorama arquitectónico cordobés del siglo XX, aunque su producción en la ciudad se limitara a un espacio de casi dos décadas. Fue objeto de un congreso en 1990, destacando las valoraciones del catedrático Alberto Villar Movellán y del geógrafo Francisco García Verdugo, editor de un libro sobre el arquitecto que llevó a cabo la Universidad de Córdoba. También este edificio viene referenciado en la antológica 50 años de arquitectura en Andalucía de los profesores de la Universidad de Sevilla Víctor Pérez Escolano, Eduardo Mosquera, Teresa Pérez Cano y José Ramón Moreno.