Isidro Molina: "A Paco se lo llevaron"


Paco Molina
Isidro Molina./Foto: LVC

Hace 25 meses, Paco Molina (un joven cordobés de 16 años) salió de su casa, estuvo con unos amigos y, tras avisar a su padre de que se iba a quedar en casa de uno de ellos, desapareció. Desde entonces hasta hoy, sus padres lo buscan de forma incansable. Ha habido pocas pistas, pero el apoyo recibido en redes sociales, dio como fruto una pista que, aunque no era la buena, ha servido para insuflar ánimo a la familia.
Paco Molina.

Isidro Molina nos recibe en un parque cercano a su casa. Relata con precisión, cada avance. Mira e móvil y responde a los cientos de miles de mensajes que recibe. No obstante, las fotografías de Paco salen a cada momento. E insiste en los lunares que tiene en la cabeza, en el nacimiento del cabello y en el cuello. “No se los puede quitar y lo hacen identificable”. Más de dos años después, la solidaridad de la gente no sólo da fuerzas, sino que hace sentir que el desenlace de esta historia de desesperación podría estar más cerca. Isidro lo explica en la siguiente entrevista.
-De todo este tiempo, qué fase ha sido peor.
-Al principio, pensaba que con el tiempo lo vas asimilando, pero no. Tienes el mismo sinvivir desde el primer día. Los primeros si es verdad que te falta el aire, te ahogas. Son tremendos. El paso del tiempo no te cura este tipo de herida. El no saber te mata y te mantiene, a la vez, con la esperanza de encontrarlo.
-Supongo que lo peor de toda esta situación es la incertidumbre.
-Te mata. Te haces mil preguntas que no tienen respuesta. El día a día es muy complicado de llevar. Gracias a toda esta gente que nos apoya en redes sociales, nos sentimos con ánimo de seguir difundiendo. Y después de los últimos acontecimientos, más nos ha animado a seguir. Porque en este caso no era Paco, pero llegará el día que lo sea.
-¿Tiene información de los avances policiales en la búsqueda?
-Mantengo contacto con los investigadores, pero sus líneas de actuación no me las comunican. Me dicen que están trabajando en unas y que han descartado otras, pero así llevo dos años y no sabemos nada del paradero de Paco.
Paco Molina.

-¿Cómo reciben la noticia de que la persona a la que reconocieron no era Paco?
-Evidentemente, es un jarro de agua fría. Pero también nos da la expectativa de que, gracias al movimiento que está habiendo en redes sociales, podemos dar con Paco. Nos da un abanico de esperanza bastante importante. Lo importante es que la gente reaccione rápido, como ha sucedido con esta persona que dio parte del posible avistamiento. Podía ser él o no, pero la reacción que ha tenido ha sido extraordinaria y a los investigadores les ha resultado bastante útil su reacción.
-Le están agradecidos.
-Por supuesto. Le estamos muy agradecidos. Y esto es lo que hay que hacer, no solo en el caso de mi hijo, sino en el de cualquier desaparecido. Ante la mínima percepción que se tenga de que puede ser una persona desaparecida, lo importante es ponerlo en conocimiento de las fuerzas de seguridad del estado. Mejor tener este tipo de información “fallida”, a quedarse con la incertumbre. Necesitamos la colaboración de la gente.
-La búsqueda de Paco está teniendo un impacto fortísimo en redes sociales ¿Tienen muchas esperanzas puestas en este apartado?
-Es lo único que tengo, el movimiento por redes sociales. El caso de mi hijo no ha sido mediático como otros, por lo que la familia nos vemos un poco a la desesperada y nos movemos por redes sociales. Y la ayuda que estamos recibiendo es fundamental. Nos da fuerza para seguir en la búsqueda.
-Además de ese apoyo, qué otro tipo de ayuda han recibido.
-Muestras de apoyo y de cariño muchísimas. Pero incluso ha habido gente que, sin conocernos de nada, cuando Paco desapareció (sabemos que cogió un autobús para Madrid) hubo personas que se pusieron en contacto conmigo, ofreciéndome su casa, comida y hasta dinero. Me he quedado sorprendido de la gente tan solidaria que me voy encontrando a lo largo de estos dos años.
-Para quienes vivan una situación similar, qué les recomendaría.
-Cuando esto te llega, ninguno tenemos experiencia en este tipo de situaciones, es un mazazo tremendo y te deja anulado por completo. Les diría que se pusieran en contacto con la Fundación QSD (Quién Sabe Dónde), que ya están con casos similares y les van a orientar en qué hacer. Y también se pueden dirigir a SOSDesaparecidos, una asociación que también nos ha ayudado muchísimo a difundir carteles.
-¿Cómo es la labor que QSD realiza en el caso de Paco?
Concentración por Paco Molina.
Concentración por Paco Molina.

-Además de prestar todos los servicios que tienen a la familia, difunden el cartel de desaparecido. Esto es muy importante. Y están llegando a una serie de acuerdos, con distintos ministerios, para conseguir que realmente se tome en serio el tema de los desaparecidos. Es que aquí en España no tenemos nada. Son los grandes olvidados de la sociedad. Sólo lo sabe a quién le toca. El resto de los ciudadanos no tenían conciencia de esta problemática. El número de denuncias anuales es tremendo. No son sólo los 26.000 desaparecidos, sino las 26.000 familias que hay detrás. Es un número de personas muy elevado el que padece esta situación.
-Si Paco leyera esta entrevista ¿Qué le diría?
-Paco, por Dios, por lo menos llámanos si estás bien y con eso nosotros descansamos. Ojalá y sea que él ha elegido una vida distinta a la que teníamos. Eso se lo pido a Dios todos los días. Pero analizando todas las circunstancias de la desaparición de mi hijo, las vueltas que le he dado, desde primera hora se ve que aquí hay algo más detrás. A Paco se lo llevaron. No puede irse sin dinero y sin nada, y coger un autobús para Madrid. Que él fuera, más o menos convencido, puede ser. Por la cabeza de un chico de 16 años no se sabe lo que puede pasar por ella, pero en lo que conozco a mi hijo es muy raro que no se haya puesto en contacto con nosotros. Si no se ha puesto en contacto es porque no puede.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here