El silencio de Córdoba por los atentados de Barcelona


La alcaldesa, Isabel Ambrosio, expresa su "firme condena a quienes intentan imponer a través de la violencia una única forma de vivir"

Centenares de cordobeses se han dado cita al mediodía en la calle Capitulares para guardar cinco minutos de silencio en repulsa a los atentados cometidos por extremistas islámicos en Barcelona. En esta concentración, convocada por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), han estado presentes los representantes de todas las instituciones locales y provinciales, así como representantes de colectivos sociales, políticos, sindicales, vecinales y culturales de todo tipo unidos por el silencio y el recuerdo a las víctimas de esta última acción violenta.

Concentración por los atentados de Barcelona.
Concentración por los atentados de Barcelona. /Foto. LVC

El mensaje que han trasladado los dirigientes institucionales se centra en la unión de los demócratas y en el respeto al estado de derecho. Así, el subdelegado del Gobierno, Juan José Primo, ha señalado que en los últimos ataques siempre ha mostrado su pesar, “porque los atentados yihadistas no van contra un país sino contra una forma de vida”, a la vez que ha mostrado su “confianza” en los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Por su parte, el presidente del Parlamento de Andalucía, Juan Pablo Durán, ha dejado patente la “repulsa y la unidad de los demócratas”, añadiendo que hoy “los andaluces se sienten más barceloneses que nunca ” y afirmando se seguirá “luchando con las armas de la democracia y la libertad”.
La alcaldesa, Isabel Ambrosio, ha expresado su “firme condena a quienes intenta imponer a través de la violencia una única forma de vivir”. Por último, el delegado en funciones de la Junta, Manuel Carmona, ha destacado la “unidad institucional” existente en estos momentos y ha mostrado su reconocimiento “al trabajo de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado así como a los equipos de emergencias”, que han actuado en Barcelona.
Durante la concentración, que se ha desarrollado frente a la fachada del Ayuntamiento para evitar el rigor solar, se ha guardado un profundo silencio que ha sido compartido por quienes pasaban por allí en ese momento y por quienes estaban en los numerosos bares de la calle.