Ambrosio podría enfrentarse a otra crisis de gobierno


La solución que dé Izquierda Unida a la dimisión del concejal Rafael del Castillo “por motivos personales y políticos” hará que de forma colateral tenga la alcaldesa, Isabel Ambrosio, que enfrentarse a una nueva crisis de gobierno. La anterior, hace casi un año, estuvo motivada por la lamentable muerte de la concejal María José Moros y la alcaldesa aprovechó la ocasión para reajustar algunas delegaciones, rebajando responsabilidades a unos concejales e incrementándolas a otros.

Isabel Ambrosio y Pedro García. (IBI) alcaldesa
Isabel Ambrosio y Pedro García, en una imagen de archivo. /Foto: LVC

En esta ocasión, Del Castillo se marcha del grupo de concejales de IU y son sus cuatro componentes quienes deben reorganizarse para la segunda mitad del mandato municipal. Aunque la organización señaló en la tarde de ayer que anunciará el nombre del sustituto, el siguiente en la lista que esta formación presentó a las elecciones municipales de 2015 es el presidente de la asociación de vecinos Amanecer de Fátima, Francisco Bellido, quien en caso de renuncia cederá el acta de concejal a la siguiente, Ana Alcobendas, coordinadora de la formación en el distrito Levante, entre otros cargos.
Así, el perfil de la persona que sustituya a Rafael del Castillo en el salón de Plenos será definitivo a la hora de conocer si asume las competencias del Área de Servicios Sociales que hasta ahora ocupaba el dimisionario o, por el contrario, habrá un reajuste de responsabilidades en el propio grupo para adaptar el trabajo mejor al perfil de cada uno. Por el momento en que se ha producido la dimisión de Del Castillo no hay tiempo para muchos experimentos, ya que sólo quedan dos años de mandato y el último de ellos estará protagonizado por una larga precampaña electoral en la que IU tiene que desligarse progresivamente del PSOE como socios de gobierno y, a la vez, decidir cuál será su papel en la convergencia de fuerzas de izquierdas en el supuesto de que concurran de forma conjunta a las próximas municipales.
La gestión realizada por Rafael del Castillo en este tiempo se ha centrado en actuaciones que no han estado exentas de polémica. Desde su grupo aplauden a la Oficina de la Vivienda, pero desde la oposición se critica que los resultados de la misma no la justifican. El intento de municipalización de la atención a domicilio ha generado, incluso, fricciones con la parte socialista del gobierno municipal. Desde IU se quiso una gestión directa desde el Ayuntamiento, con la promesa de la incorporación de las trabajadoras de la empresa que prestaba el servicio. El alud de informes técnicos y jurídicos en contra de esta pretensión hizo que se tirara por la calle de enmedio, con la creación de una comisión para decidir qué hacer y de la que hasta ahora no se conocen los resultados.
La polémica más mediática en la que se ha visto inmerso el concejal dimitido en este tiempo ha sido en la retirada de subvenciones a ONG de inspiración católica, como la Fundación Bangassou, RedMadre, Estrella Azahara y otras. La polvareda levantada por esta decisión arbitraria hizo que en algunos casos se recondujera la situación y volvieran a contar con ayuda municipal para su labor humanitaria, pero en otros casos, no.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here