“Espero una llamada que confirme que es mi hijo”

116

El padre de Paco Molina explica que “lo importante de esta noticia es que se puede comprobar, si se trata o no de él”

Concentración por Paco Molina.
Concentración por Paco Molina./Foto: LVC

Hace 25 meses desaparecía el joven cordobés Paco Molina. Desde entonces hasta ahora, sus padres, Isidro Molina y Rosa Sánchez, no han cejado en el empeño por encontrar a su hijo. Y, si durante estos más de dos años la incertidumbre ha sido el denominador común, una nueva pista abre, en palabras de Isidro Molina “se abre un importante abanico de esperanzas para encontrar a Paco”. Ello gracias a una nueva pista ofrecida por una persona, que podría haber reconocido al desaparecido.
Isidro García explica a La Voz de Córdoba que “lo importante de esta noticia es que se puede comprobar”. En este sentido, detalla que la “información del avistamiento se produjo horas después de que esta persona viera el llamamiento en redes sociales”. El testigo puso la pista en conocimiento de la Fundación Europea por las Personas Desaparecidas QSD, entidad que “rápidamente lo notificó a la UDEF”. Asimismo, según se informó al padre por parte de los investigadores del caso, “el informante se ve que es una persona muy observadora porque ofreció muchos datos concretos y comprobables que, unidos a la rapidez con que avisó, se van a constatar con cámaras”.
“La UDEF no me ha facilitado los datos porque saben que me planto allí”, confiesa Isidro Molina. Al mismo le consuela tener la certeza de saber que, al menos, “esta vez no nos quedaremos con la incertidumbre de saber si es Paco”. Mientras que revela que “espero la llamada de los investigadores, de un momento a otro”, para conocer el desenlace.
La desaparición
Paco Molina tenía tan solo 16 años cuando se le vio por última vez. Se marchó de casa para dar un paseo con sus amigos y estuvieron durante horas charlando en un parque. Le pidió permiso a su padre para quedarse a dormir en casa de un amigo suyo de confianza y, a continuación, se despidió de sus compañeros, diciendo que se iba a reunir con otra persona que ellos no conocían. A la mañana siguiente, sus padres intentaron comunicarse con él. Llamaron a la casa donde se supone que su hijo iba a dormir, pero los progenitores dijeron que no sabían nada del joven. Fueron a comisaría, la policía preguntó en la estación de autobuses y un chófer afirmó haberlo visto cogiendo un autobús hacia Madrid.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here