Nace un grupo de presión del mundo de la caza para defenderse de los ataques ecologistas


Según la Federación Andaluza de Caza, la movilización es "fundamental para hacer valer la unión y la fuerza social de un mundo rural cansado de desprecios".

caza
Cazador./Foto: LVC

El mundo de la caza se reivindicará el día 30 de septiembre con una manifestación por las calles de Córdoba a la que están convocadas todas las asociaciones, entidades, colectivos y personas que quieran expresar públicamente su orgullo por pertenecer al mundo relacionado con la caza, así como exigir respeto para las actividades y aficiones que se practican en éste. Bajo el lema En defensa del Mundo Rural y sus tradiciones, esta movilización de carácter pacífico recorrerá las calles del centro de Córdoba en un itinerario que partirá a las 10:30 horas de la plaza de las Tres Culturas, según ha informado la Federación Andaluza de Caza (FAC), que ha asumido las labores de coordinación y organización logística.

caza
Cazador. /Foto: LVC

Hasta el momento, la Federación Andaluza de Caza, Asaja Córdoba, Arrecal, la Asociación Española de Rehalas (AER), Aproca Andalucía, Ateca, Federación Andaluza de Galgos (FAG), Federación Andaluza de Pesca Deportiva (FAPD) y la Asociación de Criaderos y Actividades Cinegéticas Turísticas Andaluzas (Acacta) constan como convocantes de la manifestación con el apoyo de la Real Federación Española de Caza (RFEC), la Alianza Rural, la Oficina Nacional de la Caza (ONC), la Fundación Artemisan y la Plataforma en Defensa del Silvestrismo.

Sin embargo, la convocatoria es de carácter abierta, por lo que aún pueden sumarse todas aquellas entidades, colectivos o asociaciones que lo deseen. Para ello, sólo deben ponerse en contacto con la Federación Andaluza de Caza. Esta movilización se considera el gran acto previo a la macro-manifestación prevista a comienzos de 2018 en Madrid y se considera “fundamental para hacer valer la unión y la fuerza social de un mundo rural cansado de desprecios, discriminaciones y falta de interés por parte de políticos, administraciones y de la sociedad en general”.

La situación se ha provocado tras el rechazo en el Congreso de la Ley de Patrimonio Natural y la Biodiversidad, que hizo que los dos sectores afectados decidieran dar un paso al frente en un acto que, debido a la falta de tiempo, se convocó desde cinco entidades y no a través de la Alianza Rural.