Los vecinos de Alfonso XIII acusan a Ambrosio de ignorar sus demandas


La Asociación de Comerciantes remitió un escrito, registrado en el Ayuntamiento, el pasado mes de mayo en el que exponía la problemática del plan de tráfico entre Alfaros y Alfonso XIII

Las maniobras de los autobuses mantienen el miedo y sorprenden a los peatones./Foto: LVC

El pasado mes de mayo, cuando entró en vigor el nuevo plan de tráfico en el Centro como consecuencia de la peatonalización de la calle Capitulares, los vecinos y la Asociación de Comerciantes Alfonso XIII presentaron un escrito en el Ayuntamiento de Córdoba. Dirigido a la alcaldesa Isabel Ambrosio, en el mismo se exponía la problemática que la circulación planteaba -y aún lo hace-, en la confluencia entre la calle Alfaros y la antedicha vía de Alfonso XIII. Desde aquel 16 de mayo hasta hoy, la respuesta ha sido la misma: silencio.
Esquina de la calle Alfonso XIII con Alfaros, donde no existe delimitación entre acera y calzada./Foto: LVC

En el documento se integraban detalles pormenorizados de la situación real que se produce en una zona que, curiosamente, se halla a escasos metros del lugar de trabajo de Ambrosio. Un hecho que hace difícil pensar que la primera edil no se haya apercibido de las complicadas maniobras que deben realizar los buses de la empresa municipal (Aucorsa), para enfilar Alfonso XIII. Así, para argumentar sus quejas los vecinos incluyeron en su escrito, anexos con fotografías de esta situación y de otras que “dejan en entredicho la profesionalidad del área de Movilidad en nuestro casco urbano”.
María Cristina en su desembocadura con Alfonso XIII. Los vehículos invaden continuamente el acerado para realizar maniobras y los peatones deben parar para permitirlas y no sufrir daños./Foto: LVC

La situación se torna más insostenible, conforme pasa el tiempo y los problemas -lejos de solucionarse- se acumulan en Alfonso XIII. Como relatan vecinos y Asociación, negocios como la panadería La Palmera han sufrido daños en sus rótulos y máquina de aire acondicionado por
colisión de los autobuses; motos han sido igualmente tiradas al suelo y partidas por estos vehículos; a lo que hay que sumar los cientos de peatones, incluidos niños y mayores, que tienen que someterse al riesgo de las manos de la conducción porque no queda otra más que confiar que no haya una desgracia un día. Asimismo, se subraya que también se ha hablado con las autoridades de la Policía Local, a pie de calle, “y la respuesta es que peatones y autobuses se han de ceder el paso y armonizar la circulación”.
Las posibles soluciones

En el escrito remitido hace ya más de dos meses se proponía prohibir la circulación de autobuses u otros vehículos, cuyas dimensiones no les permita hacerlo dentro de la calzada de las calles Alfaros y Alfonso XIII. Mientras que otra de las restricciones consistiría en no permitir el tráfico, desde la calle María Cristina hasta Carbonell y Morand, ya que provoca el uso del acerado para las maniobras de los vehículos. Finalmente, los vecinos solicitaban que, “en su negatividad, se haga público el informe pericial que dictamine la viabilidad de los hechos y actuaciones de estas zonas, que se exponen en el presente escrito”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here