Pedro García ante los bares: ¿capitalismo salvaje o autoempleo?


El 75 por ciento de los bares cordobeses, sector al que García acusa de explotación, responden a la forma jurídica del empresario autónomo, frente a sólo el 0,4 que lo hacen mediante sociedad anónima

Ciudad Jardín hosteleros veladores
Veladores en Ciudad jardín. /Foto: Curro Paniagua

-¿Explotación? Sí que estoy a punto de explotar. Trabajo doce horas diarias, festivos incluidos, para pagar alquiler, impuestos, proveedores… y a mi mujer la veo porque está en la cocina. Juan regenta una pequeña cafetería en Ciudad Jardín, y tuerce el gesto al preguntarle por las declaraciones del teniente de alcalde de Izquierda Unida, Pedro García, en una entrevista concedida a “Radio Dignidad”, emisora que presta sus servicios desde el antiguo colegio Rey Heredia, en las que afirmaba que “en la hostelería hay mucha explotación”.
Es una frase recurrente la que afirma que, por su cercanía con el ciudadano, la política municipal está más relacionada con la gestión que con la propia política. Sin embargo, la cruzada iniciada por el edil de IU sobrepasó hace unos días la aséptica aplicación de la normativa local al respecto, para incardinarse en la ideología de la formación de izquierdas que representa. Las declaraciones, acompañadas del indefinido anuncio de que la corporación municipal fomentaría el reparto de la riqueza en esta actividad, motivaron la airada respuesta de los representantes del sector.
La afirmación de García se suma a una serie de actuaciones en las que la hostelería aparece en el punto de mira: Trabas burocráticas a las aperturas de franquicias de restauración como Burguer King o Kentucky Fried Chicken, limitación de los veladores, retirada con nocturnidad de mobiliario de las terrazas, cuestionamiento del impacto visual en el casco histórico y la última de momento, propuesta de un impuesto que gravaría a los autobuses que trasladan turistas a la ciudad con regreso en la misma jornada.
Sin embargo, los datos que figuran en la Cámara de Comercio desmienten esa imagen de empresas explotadoras que García transmite. En el epígrafe fiscal donde se enmarca la abrumadora mayoría de bares y cafeterías, aparecían en el año 2015 (último del que este organismo aporta datos) 3.505 empresas, de las que 2.599 son regentadas por un autónomo en autoempleo. Otras 593 son sociedades limitadas, que también precisan un autónomo al frente, con cierta frecuencia también trabajador del negocio. También aparecen otras formas jurídicas asociadas al autoempleo, con 193 comunidades de bienes y 14 cooperativas, frente a sólo 14 sociedades anónimas y dos UTEs.
No parece, por tanto, que la mayoría de empresarios de la hostelería sean impersonales empresas explotadoras movidas por el capitalismo salvaje, sino paisanos que, con gran esfuerzo, sacan adelante sus negocios con el sudor de su frente, y contratan además trabajadores por cuenta ajena cuando las posibilidades se lo permiten. Por eso –como ya anunció La Voz de Córdoba-, Juan es uno de los que se cuestiona si podrá seguir con su trabajo, ya que, según sus propias palabras: “En Córdoba, un bar sin terraza está abocado al cierre”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here