Esta acera es un peligro


La entrada en vigor a primeros de mayo del nuevo plan de tráfico en el Centro como consecuencia de la peatonalización de la calle Capitulares obliga a todos los vehículos de tres líneas de Aucorsa que vienen de la calle Alfaros a realizar el giro de la calle Alfonso XIII de forma forzada, entrando el morro del autobús en buena parte de la zona delimitada como acera, con las consiguientes molestias, cuando no riesgo, para los numerosos peatones que transitan por esta zona de la ciudad.

Autobús de Aucorsa, en el giro de Alfonso XIII.
Autobús de Aucorsa, en el giro de Alfonso XIII. /Foto. JC

El plan de obras de la reforma de Capitulares incluyó la eliminación de los bordillos en ambas aceras de este lugar para facilitar la maniobra de los autobuses, lo que no evita que haya ocasiones en que el morro de los mismos quede a escasos centímetros de la pared, que, curiosamente, es la fachada lateral del Ayuntamiento. Desde entonces, a los autobuses se les hace subir por Alfonso XIII y bajar de nuevo por Claudio Marcelo para no cruzar los 80 metros de Capitulares, cuya peatonalización se consideró “innegociable” por el Ayuntamiento.
Las líneas 3, 7 y 12 de Aucorsa son las que a diario realizan este giro, en el que la pericia y buen hacer de los conductores ha evitado hasta el momento algún que otro susto. Esta acera sur de la calle Alfonso XIII se encuentra muy transitada durante el horario del servicio del transporte público y los peatones más avezados saben que hay que pegarse a la pared o interrumpir el paso hasta que el autobús culmine la lenta maniobra. Quienes desconocen esta situación y confían en que el vehículo no tiene porqué salirse de la calzada se llevan un buen susto al comprobar como la parte delantera del mismo avanza hasta ocupar el espacio destinado a los peatones.
Este tramo de acera en la calle Alfonso XIII cuenta con la singularidad de estar en la misma esquina del Ayuntamiento y ningún miembro del gobierno municipal ha advertido del peligro que supone este giro para los autobuses. Tampoco se han pronunciado los colectivos de vecinos y las únicas quejas que se escuchan son las de los peatones que con frecuencia ven cómo su movilidad se ve perturbada gravemente, y con peligro, por esta circunstancia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here