Un asentamiento chabolista desata la polémica contra el Ayuntamiento


Las redes sociales se hacen eco de la situación que se viene produciendo en el Camino Carbonell y se lanzan quejas sobre los agravios comparativos

“Los pobres cordobeses sin poder poner el aire acondicionado por no poder pagar a la empresa que suministra la luz y ellos enganchados”. Estas son algunas de las afirmaciones que se recogen en una publicación, que se ha hecho viral en Facebook. La denuncia, realizada por Francisco J. Santiago Luque, se hace eco de las condiciones de un asentamiento chabolista en el Camino Carbonell, por ciudadanos de origen rumano. Y se queja de que se les permita tener luz de forma gratuita (clandestina o de dudosa legalidad), mientras que una buena parte de habitantes de la ciudad se ven obligados a restringir el uso de aparatos eléctricos, a causa del elevado precio de la factura.


“Esto es lo que nos da nuestro Ayuntamiento”, exclama Santiago para interrogarse por si nadie, a parte de él, se ha dado cuenta de esta situación “¿Endesa no se da cuenta? ¿Sólo a los pobres los machacan?” Tras lanzar estos interrogantes, se anima a compartir y difundir el mensaje que viene acompañado de una serie de fotos que acreditarían las acusaciones.
Las reacciones a esta publicación no se han hecho esperar y los comentarios a la misma se cuentan por centenares en la publicación de este usuario de Facebook. Entre los mismos, los hay extraordinariamente críticos con la permisividad de algunas instituciones. Si bien, algunos usuarios se muestran más comprensivos con este escenario que, cada vez, es más frecuente en distintos puntos de la ciudad. De hecho, una de las ocupaciones más llamativas es la que se viene produciendo en las antiguas instalaciones de la empresa Baldomero Moreno, en la avenida Fuente de la Salud, que conecta Valdeolleros con el Barrio del Naranjo. En ese enclave puede observarse, a diario, el devenir de personas que usan el edificio como vivienda.

3 Comentarios

  1. Invito a las posibles personas que se siente ultrajadas a que pasen unos días del tórrido verano cordobés en ese asentamiento chabolista.Tal vez así recuperarian su humanidad olvidada. Vivir a la intemperie sin luz, ni agua ni saneamiento es una vulneración de los derechos humanos. Alarmarse cuando las familias buscan remedios clandestinos para paliar sus carencias es haber perdido la empatia con seres que son tan humanos como nosotros.La protesta ante estos hechos retrata a una sociedad insolidaria, incapaz de comprender el dolor de otros.

    • Cómo es q algunos tienen hasta Internet y todo yo doy fe de eso y lo tienen todo comió de mierda para ser pobres no hay q ser unos guarros y tirar de todo y q a mí me corten la luz q tengo uralita y ellos no venga hombre ya está bien si no llegarse por las quemadillas y veras

    • Comparto tu opinion Cati, se carga siempre contra el débil, el que no tiene nada, el más vulnerable. Se mira hacia abajo, se les culpa de todo. Deben mirar hacia arriba, a todas y todos los corruptos, los que saquearon el pais, esos son los culpables. No estas personas que viven aisladas, perder la humanidad es lo.peor de una sociedad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here