Fuentes pide un "juicio severo de conductas" para no repetir un Pleno como el de Miguel Ángel Blanco


El viceportavoz de los populares denuncia que el PSOE no ha hecho autocrítica de lo ocurrido y ha actuado con una "equidistancia irresponsable"

El viceportavoz popular en el Ayuntamiento, Salvador Fuentes, en un escrito que publica hoy El Día de Córdoba, pide a todos los grupos de la Corporación que se haga “un juicio severo de nuestras conductas” para que no se vuelva a repetir un hecho como el del pasado 11 de julio, cuando el Pleno no pudo aprobar por unanimidad una declaración institucional de condena del secuestro y posterior asesinato de Miguel Ángel Blanco a manos de la banda terrorista ETA. Con este escrito, Fuentes responde al publicado el pasado fin de semana por su homólogo socialista, Emilio Aumente, en el que pedía disculpas por lo ocurrido en dicha sesión. Ahora, el concejal popular, después de señalar que aquello fue “el despropósito de un fracaso institucional en toda regla”, le responde que este hecho “no se puede despachar con una carta a los cordobeses sin la más mínima autocrítica a tanta equidistancia irresponsable de un partido que es hoy gobierno en Córdoba y ha sido gobierno de España” en clara alusión al PSOE.

Fuentes
Concejales del PP en el Pleno. /Foto: LVC

Además, Fuentes cita a Azaña -“El carácter español transforma los problemas en tormentas de pasión”- para señalar que no se alcanzara el consenso entre las distintas formaciones políticas por la vía del consenso para pactar un texto conjunto sobre Miguel Ángel Blanco y el nacimiento del Espíritu de Érmua que cambio de forma radical la actuación de la clase política y de la sociedad española contra el fenómeno terrorista de ETA. “Desgraciadamente tenemos el deber de aprender de las lecciones del pueblo y sus maestros y dar paso a la razón y al debate sosegado que mueve el interés general y la defensa de la libertad para apartar esa violencia peculiar de la que hablaba Azaña”, añade.
En este artículo subraya también la importancia del Espíritu de Érmua, ya que “la inmensa mayoría de este país ha expresado y sigue expresando su pena y el horror que desataron esos actos de violencia terrorista”, a la vez que “millones de españoles manifestaron el dolor humano y su indignación política, sin renunciar a sus convicciones ideológicas., porque la libertad tiene que respetar los derechos humanos más elementales, si es que se quiere de verdad la libertad”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here