El SAS reparte un millón de euros de productividad entre directivos


SATSE, "queda claro quienes sacan adelante la asistencia, realizan el esfuerzo y sufren los recortes y también queda al descubierto quienes se llevan cientos de miles de euros en incentivos"

El Sindicato Profesional de la Enfermería SATSE-Córdoba, ha hecho público, que “más de  un millón de euros, concretamente 1 millón y 92.000 euros, serán repartidos como productividad, es decir, reparto de beneficio económico entre Directores de Unidades de Gestión Clínica (UGC) y los Directivos de los Centros Sanitarios del SAS en la provincia de Córdoba”. Según SATSE, “un total de 109 Directores de UGC y 32 Directivos de Hospitales y Distritos Sanitarios, se han repartido  1.092.000 euros, de los cuales 920.000 euros pertenecen a los Directores de UGC y 172.000 euros a los Directivos de los Centros Sanitarios Hospital Reina Sofía, Hospital Infanta Margarita, Hospital Valle de los Pedroches y Centro Regional de Transfusión sanguínea de Córdoba,  así como los Distritos Sanitarios de Córdoba, Córdoba Sur ,  Guadalquivir, Área Norte de Córdoba y CRTS”.
SATSE recuerda que “dicha cantidad corresponde al ejercicio de 2016 y se reparte entre los Directivos y Directores de UGC tras la consecución de objetivos, la mayoría de ellos de carácter económico y presupuestario para recortar  en sanidad a pacientes y profesionales, y otros ligados a actividad y ciertas actuaciones, la mayoría de ellos, también con una clara intención economicista y cuya consecución,  luego repercute económicamente y  de forma sustancial, en las retribuciones de los Cargos Directivos y los Directores de las Unidades de Gestión Clínica”.
En cuanto a cantidades asignadas al conjunto de cargos (Directores de UGC y Directivos), añade SATSE, “destaca el Hospital Reina Sofía con 450.000 euros a repartir, seguido del Área Sanitaria Sur con 283.000 euros,  el Área Norte con 137.500 , Distrito Córdoba con 104.000 euros y Distrito Guadalquivir con 88.700 euros. De manera individual y en lo que se refiere a los Directores de las UGC, no son pocos los que han percibido en torno a 11.000 euros, solo en productividad y por tanto, al margen de sus retribuciones habituales, como premio por recortar en pacientes y profesionales”.

urgencias
Imagen de archivos de colapso en urgencias del Reina Sofía

Critica SATSE duramente, que “mientras los recortes salariales y pérdida de derechos laborales de los profesionales de Enfermería en particular y del conjunto de profesionales en general, no solo no cesan, sino que  continúan  dañando  y  ahondando en la precariedad económica y social de miles de familias; los Directores de Unidad Clínica y Directivos de todos los centros sanitarios continúan percibiendo año tras año cantidades importantes en productividad por recortar en medios y recursos a los pacientes y dilapidar la dignidad laboral de los profesionales”. Continua SATSE, asegurando que “de 2.008 a la fecha, el dinero destinado al reparto de  incentivos a los Directores de UGC, por recortar en sanidad,  se ha incrementado en más de 400.000 euros. Todo ello, al mismo tiempo que la contratación durante el verano se reduce al 25%, se han destruido 700 puesto de trabajo;; la extra de 2012 sigue sin abonarse; se recorta el 10% de todos los conceptos variables y la falta de profesionales de Enfermería ponen diariamente en riesgo la seguridad del paciente. Sin olvidar el incremento de las listas de espera, la masificación de las urgencias y las reducciones drásticas de medios y recursos para el paciente”.
Por otro lado, afirma SATSE, “la media de dinero percibido por el conjunto de trabajadores de los Centros Sanitarios del SAS en nuestra provincia, en concepto de retribución por alcanzar objetivos, se sitúa en torno a los 1.000 euros brutos anuales”. En este sentido, asevera SATSE,  “queda claro quienes sacan adelante la asistencia,  realizan el esfuerzo y sufren los recortes, es decir, los profesionales y los pacientes; pero  también queda al descubierto quienes se llevan cientos de miles de euros como incentivos en el reparto de beneficios, a cambio de recortar  recursos y medios, repercutiendo ello en el paciente y los ciudadanos en general; y que no son otros que los Directores de las Unidades de Gestión Clínica y los Directivos de los Centros Sanitarios”.
Finaliza SATSE asegurando que “el SAS pierde toda la credibilidad, cuando por un lado impone recortes sociales en recursos y medios a los pacientes, y machaca a los profesionales, y por otro lado reparte  importantes dividendos entre sus Directivos, de varios cientos de miles de euros (concretamente 1.092.000 euros,  a costa de pacientes y profesionales. Por lo que SATSE exige que ese dinero debería ser destinado a la creación de empleo neto y mejorar los medios y recursos para los pacientes y ciudadanos en general