¿Puede el ayuntamiento causar un daño irreparable al patrimonio?


Plataforma por Córdoba denunciamos la destrucción de la valiosa y antigua línea de losas de granito rosa y de preciada piedra negra cordobesa del acerado que linda con las Caballerizas

Aunque parezca mentira, y según denuncia la Plataforma por Córdoba, el ayuntamiento sí puede causar un daño irreparable como parece que está sucediendo en el entorno de Caballerizas Reales. La Plataforma por Córdoba ha emitido hoy un comunicado en el que denuncia “la destrucción de la valiosa y antigua línea de losas de granito rosa y de preciada piedra negra cordobesa del acerado que linda con las Caballerizas Reales (baldosas que valen una fortuna porque eso ya no se encuentra y son codiciadas en el mercado para nuevas obras que desean recrear lo valor de antiguo)”.
Para esta Plataforma, “se trata de una pérdida patrimonial irreparable,  orquestada desde el mismo Ayuntamiento que de nuevo muestra insensibilidad  hacia el paisaje urbano genuino de nuestro casco histórico. Las baldosas extraídas armonizaban con el conjunto monumental por su bella textura y eran símbolo de identidad y distinción de la parte que diferencia a nuestra Ciudad de otras, por la naturaleza autóctona de su material; todo en un mundo globalizado, donde lo diferente es lo que da el valor añadido”.

baldosas alcázar
Imagen del “daño patrimonial” causado por el Ayuntamiento./ Foto: LVC

Desde este grupo de cordobeses unidos en la defensa de la ciudad de Córdoba, admiten que había que actuar pero “si la deficiencia era  un acerado estrecho, la solución era tan simple como añadir otra línea de baldosas, siguiendo el diseño originario de combinación cromática en ambas clases de piedra negra y rosa. Pero la acción municipal se ha declinado por destruir la herencia cultural y crear un vulgar y horroroso acerado con granito gris, irreconciliable con el vetusto entorno, pues ninguna civilización anterior pavimentó con granito gris la Córdoba de siempre. Es en estos últimos años cuando se está configurando el casco y centro con una estética mortuoria asfixiante. Una pretendida actualización que asesina la tradición urbanística propia, una usanza que, hoy, sería vanguardia  pues cumple escrupulosamente con los cánones de sostenibilidad medioambiental frente a los desfasados proyecciones, que se ejecutan en la actualidad”.

En otro orden de cosas, añaden que “esta dinámica de sellar y no dejar resquicio a la permeabilidad y transpiración del suelo urbano en la vía pública choca con el variable celo, al que se somete al propietario del casco histórico para que en el suelo de sus patios utilicen materiales transpirables, según el Plan Especial del Casco Histórico. A buen seguro dejarán unos ridículos alcorques para los viejos naranjos”.

Concluyen el comunicado parafraseando a Chueca Goitia: “para pulsar el grado de cultura de una nación,  el mejor índice es observar cómo se desarrollan sus ciudades. Si preside el caos, el crudo juego de los intereses económicos, el desprecio por el pasado, el afán de la novedad por la novedad,  es señal evidente que debajo de las apariencias, existe un gran vacío cultural”. Lo peor de todo es que hay actuaciones que destruyen lo que luego ya no es reversible y queda destruido para siempre.

1 Comentario

  1. Que podemos esperar de unos responsables políticos incultos,que llegan a un Ayuntamiento sin remota idea de lo que es gestionar una Ciudad,y que sólo lo hace en pensado en destruir lo que hay echo sin ningún criterio,simple y llanamente,porque no sirven ninguno ni para estar escondido

Comments are closed.