Accidente de La Rambla: "Iba a matar y a matarse, se estaba riendo"


Alejandro Domingo narra la situación que encontró cuando acudió a auxiliar a las víctimas del accidente de la A-45

Efectivos de la Guardia Civil. Peñarroya accidente
Efectivos de la Guardia Civil. / Foto: LVC

El pasado martes tenía lugar un accidente de tráfico en la autovía A-45, a su paso por el término de la localidad cordobesa de La Rambla. Al lugar de los hechos se desplazaron los agentes de la Guardia Civil de Tráfico, los facultativos sanitarios con cuatro ambulancias y el helicóptero del 061, así como los Bomberos del Parque Comarcal de Montilla, al haber “personas atrapadas”. Antes de que los servicios de emergencias llegaran al lugar del siniestro, un testigo del mismo, Alejandro Domingo, comenzaba a auxiliar a los heridos.
En declaraciones concedidas a la Cadena Ser, Domingo ofrece un testimonio de gran crudeza. Éste circulaba por la A-45 cuando ocurrió el siniestro, a escasa distancia del mismo, y no ha dudado en señalar que el conductor que lo provocó “iba a lo que iba, iba a matar. A matarse y a matar directamente”. Y cree estar en lo cierto “porque hablé con el tío del fallecido y lo único que decía era que él cuando logró esquivarlo lo miró y tenía cara de sorpresa y se estaba riendo. O sea, que ese asesino iba a lo que iba”.
Fuentes de la investigación confirman que la hipótesis más plausible es la de que el choque fuera intencionado, ya que el conductor condujo cinco kilómetros en sentido contrario y, como explica Domingo, por el carril de la izquierda. El testigo ha descrito un relato desgarrador sobre los primeros auxilios que llevó a cabo con las víctimas del accidente, en el que hubo dos fallecidos. Y no ha olvidado como uno de los guardias civiles que llegó a la zona le dijo que “ni la mejor campaña publicitaria en televisión podría hacer llegar un mensaje, como el que se queda cuando se vive un accidente de tráfico”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here